La introducción de los juicios orales en el sistema de justicia penal mexicano, a partir del nuevo Código Nacional de Procedimientos Penales, tiene repercusiones tan profundas que su implementación debe tomarse con esmero y responsabilidad, aseguró el rector de la UAP, Alfonso Esparza Ortiz, a través de un video-mensaje en el inicio del ciclo de conferencias y mesas redondas de discusión “Desarrollo de los Juicios Orales en México”.

“Mucho se ha argumentado acerca de los efectos de reemplazar un sistema inquisitorio por uno acusatorio, principalmente se han resaltado los beneficios relacionados con la transparencia, eficiencia y concepción de la propia justicia. Efectivamente la transición a la oralidad en nuestro sistema jurídico tiene consecuencias en seguridad pública, procuración e impartición de justicia, así como en la reinserción social”, aseveró.

Los cambios culturales, señaló el rector, no se dan en automático a partir de la definición de una política pública, sino que se trata de evoluciones que deben ser lentas y requieren mucho esfuerzo para consolidarse. Por tal motivo, “la participación activa en esta nueva etapa de la historia de México es de vital importancia, para contribuir de manera decidida a que estos beneficios sean reales”.

De esta manera, Esparza Ortiz aplaudió la organización de actividades donde se discutan las consecuencias de las reformas, analicen los primeros resultados, compartan experiencias y puntos de vista. La participación de magistrados y jueces garantiza la profundidad de las discusiones, al igual que la incidencia efectiva en el logro de resultados.

En su intervención, Carlos Loranca Muñoz, director regional de la Asociación Nacional Magistrados de Circuito y Jueces de Distrito del Poder Judicial de la Federación, reconoció la importancia de este ciclo de conferencias sobre una reforma tan importante: transcurrir de un sistema tradicional mixto, acusatorio e inquisitivo a un sistema acusatorio adversarial, el cual da una vuelta de 360 grados y es una de las reformas más trascendentes en el país.

A partir de esta reforma, dicha asociación buscó a la máxima casa de estudios en el estado para difundir en las aulas las reformas generadas en los últimos años.

La inauguración del ciclo de conferencias y mesas redondas de discusión “Desarrollo de los Juicios Orales en México”, organizado por la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales de la UAP y la Asociación Nacional Magistrados de Circuito y Jueces de Distrito del Poder Judicial de la Federación, estuvo a cargo de René Valdiviezo Sandoval, secretario general de la Universidad, quien asistió en representación del rector Alfonso Esparza Ortiz.

Posteriormente, en la conferencia magistral “Mitos y realidades del nuevo sistema de justicia penal”, Enrique Díaz Aranda, académico del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM, expuso la importancia de prevenir antes que sancionar, así se crea una sociedad en paz. Lo anterior se logra a través de la educación, la cual es la riqueza del mundo globalizado, ya que por medio de ella se genera conocimiento, mismo que se aplica a un fin práctico y redunda en tecnología.

El proceso penal tiene por objetivo el esclarecimiento de hechos, proteger al inocente, procurar que el culpable no quede impune y que los daños causados por el delito se reparen. De esta manera, se conseguirá un México en paz, puntualizó el también miembro del Sistema Nacional de Investigadores del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) y presidente de la Comisión de Derecho Penal de la Academia Mexicana de Ciencias Penales.

Sobre los juicios orales
Sobre el tema de los juicios orales, el procurador Víctor Carrancá dijo que el personal de la dependencia ya está preparado sobre el particular, aunque es un proceso lento donde no solamente la Procuraduría tiene que actuar bajo una misma directriz y bajo un mismo ordenamiento: “En Puebla vamos avanzando como estaba planeado, ya tenemos cuatro regiones y estoy seguro que antes del día 16 vamos a cumplir con la reforma”.

Las reformas serán benéficas para todos, agregó, porque el sistema de justica tiene que cambiar y el cambio es muy positivo, pero los juicios orales se desarrollan sin problemas, con los cambios inherentes a todo proceso: “El personal está muy entusiasmado y los juicios que se han judicializado, ha habido una gran experiencia y vamos por buen camino”.

Finalmente, dijo que se podrá hacer la conversión a juicios orales en todo el estado de Puebla, dentro de los plazos previstos.

Vínculos con la sociedad
El director regional de la Asociación Nacional de Magistrados de Circuito y Jueces de Distrito, Carlos Loranca Muñoz, dijo que es importante que las autoridades se vinculen con la sociedad, porque juzgar implica una gran responsabilidad, sobre todo cuando la reforma federal ordena transitar de un sistema acusatorio adversarial a uno de juicios orales.