El priismo poblano tiene que llevar a los hechos, el discurso combativo con que se presentó la nueva dirigencia en el Estado para que la sociedad encuentre mayor coherencia en un partido que perdió los últimos 3 procesos electorales, afirmó la analista política, Claudia Ramón Pérez.

El mensaje de no tolerar más mentiras y abusos en el Estado de Puebla, perfila al PRI estatal a recuperar espacios perdidos en los 3 últimos procesos electorales, por eso, es importante que se observe unidad de grupos internos, hasta de personajes que en otros tiempos tuvieron diferencias, afirmó la politóloga universitaria.
Previo al arranque de los comicios 2015, en los que se elijen diputados federales, afirmó que el mensaje que mandan los priistas, desde la llegada de la nueva dirigencia estatal y municipal, tiene elementos simbólicos, por eso, el PRI puede marcar la diferencia.
Y aunque el mensaje del PRI poblano, no se enfoca en los liderazgos que fueron negociadores con Rafael Moreno Valle, dijo que hay críticas que no pueden dejarse de lado, cuando dicen que el gobierno no debe ser personal, unitario y retomar los compromisos con el pueblo y sectores más marginados, “ese es el priismo combativo que necesita cualquier régimen político que se precie de avanzar hacia la consolidación democrática”.

Recuperar lo que se quedó en el camino

A una semana de la toma de protesta de la nueva dirigencia del priismo poblano, la analista política de la UPAEP, dijo que el partido tricolor, retoma un discurso incluyente, con los campesinos, indígenas y las clases más desprotegidas, con lo que hacen ver que están dispuestos a recuperar lo que se ha quedado en el camino, dentro de la competencia política.

Empero, dijo que el discursos combativo y demoledor que mandaron el domingo 21 de septiembre, debe mantenerse en los hechos, porque pasarían de ser solamente una oposición responsable a una más aguerrida, “lo destacado es que el PRI habla de unidad y eso es lo que necesita para convertirse en un partido ganador y no solamente competitivo”.

Lo que se prevé, dijo Ramón Pérez, además de procesos electorales más competitivos, es que los partidos políticos presentarán proyectos más definidos y más cercanos a las necesidades de la población, pero el cambio en la dirigencia del tricolor, introduce la competencia.

Y en adelante, lo que se tiene que garantizar, es que haya comicios limpios, donde los proyectos estén a la vista de todos, porque son muchas las propuestas de campaña y pocos los compromisos, “y en la situación en la que estamos tendría que haber resultados palpables de los partidos políticos, para poder ganar”.