Aceleran las obras para la remodelación del estadio Cuauhtémoc, inaugurado en 1968, obra del arquitecto Pedro Ramírez Vázquez. En el estadio ya se observa que el techo de las zonas de sombra y sol del estadio se ha removido.

El trabajo se realiza a marchas forzadas en la zona de la obra. El gobierno de Puebla lanzó una licitación para pagar con recursos públicos más de 688 millones de pesos para la reconstrucción del inmueble, el cual es ocupado principalmente para el equipo de futbol Puebla, una empresa privada.

En el mes de agosto trascendió que se invertirían 40 millones de dólares en la remodelación del estadio de futbol.

Sin embargo, además de la cuantiosa suma para la remodelación del estadio de futbol, que actualmente tiene una foro de 44 mil personas, y que con la remodelación aumentará en 10 mil personas más, se ha realizado el proceso de enajenación onerosa para que el gobierno del estado vendiera un predio de 21 mil metros cuadrados para la construcción de un “coliseo” de espectáculos anexo al estadio de futbol.  

Pero además ya se invirtieron 19 millones en el estadio de futbol para el premundial del 2013. Se instalaron butacas en la zona de gradas oriente y se remodelaron los vestuarios, entre otras acciones de remodelación.

El 22 de septiembre, el gobernador de Puebla, Rafael Moreno Valle, anunció el inicio de la magna obra de infraestructura deportiva.

Durante la visita del entrenador del Tri, Miguel Herrera, para premiar a los campeones del Torneo de los Barrios, realizado por el ayuntamiento de Puebla que encabeza José Antonio Gali Fayad, el gobernador Rafael Moreno Valle aprovechó los reflectores para anunciar una inversión de 688 millones de pesos para rehabilitar y ampliar el estadio Cuauhtémoc.

“Queremos que este sea un proyecto de alto impacto no sólo para los aficionados, sino para mostrar la transformación que está viviendo Puebla, junto a otras obras como el segundo piso de la autopista México-Puebla que pasa por la zona futbolera”, resaltó Moreno Valle Rosas.

De esta manera, añadió, el gobierno estatal continuará invirtiendo en infraestructura deportiva, como lo ha hecho de manera significativa para el estadio universitario y otras instalaciones donde se han efectuado eventos deportivos de talla internacional.

“Por supuesto estaremos invirtiendo en infraestructura deportiva, esta semana estaremos sacando la licitación para hacer la ampliación y rehabilitación del estadio Cuauhtémoc, con una inversión de más de 688 millones de pesos, será este año y el próximo, la idea es que podamos tener uno de los mejores o el mejor estadio del país, va a ser un espacio importante no sólo para todos los aficionados del futbol, para distintos eventos y además una muestra de transformación que vive Puebla.

Puntualizó que con el apoyo de presidentes municipales, legisladores y la federación, podrán concretarse estos y otros proyectos que impulsen el deporte entre las nuevas generaciones.

El 24 de octubre, el periodista Enrique Núñez escribió en su columna cómo se ocuparon de manera expedita recursos del Ramo 23 para la remodelación del estadio:

Oficial, el gobierno estatal desvía recursos públicos para beneficiar una empresa privada. Tal como se documentó en es este espacio, el gobierno del estado destinó 292 millones de pesos de la partida federal del año 2014, etiquetada para Contingencias Económicas, a la ampliación y remodelación del estadio Cuauhtémoc, es un hecho irrefutable, toda vez que la autorización de esos recursos se encuentran plasmada en un documento oficial firmado por el subsecretario de Egresos de la Secretaría de Finanzas, Eduardo Tovilla.

Del cuerpo de este documento se desprende que el día 23 de septiembre de 2014, el secretario de Infraestructura, José Cabalán Macari Álvaro, envió el oficio número SINFRA 2014-000677 a la Secretaría de Finanzas, solicitando la suficiencia presupuestaria para la obra denominada Remodelación y Ampliación del Estadio Cuauhtémoc, por un monto total de 688 millones 558 mil 637 pesos y 14 centavos.

Con una velocidad inusitada, la Secretaría de Finanzas, a través del subsecretario de Egresos, Eduardo Tovilla, dio respuesta inmediata con el oficio SFA-DSI-AI-1779/2014, en donde se “autoriza a la Secretaría a su cargo (Infraestructura de Cabalán Macari), la cantidad de $688, 558, 637.14 para el siguiente objeto: Ampliación y Remodelación del Estadio Cuauhtémoc”.

En ese mismo escrito, firmado por Tovilla Lara, la Secretaría de Finanzas especifica que, del monto total, 292 millones serán de la partida proveniente de las asignaciones previstas en el anexo 19 del Ramo 23, denominado Contingencias Económicas.

Con estos datos duros y gracias a la frialdad de los números, debemos concluir que la Secretaría de Finanzas puso a disposición de Infraestructura 292 millones de pesos para un fin distinto al que contempla el Ramo 23.

Por si fuera poco, el presidente de la Comisión de Presupuesto, Ignacio Mier, confirmó que los recursos para la Ampliación y Remodelación del Estadio Cuauhtémoc serán federales, aunque dijo que no serán de la partida de Contingencias Económicas.

Ante la pregunta del reportero de Intolerancia Diario sobre el oficio publicado, dijo desconocerlo, pero aseguró que sí serán del Ramo 23, pero de la partida federal destinada a Proyectos de Alto Impacto.

El 6 de noviembre, la Comisión de Hacienda del Congreso local aprobó de manera unánime que el gobierno de Puebla vendiera 21 mil 500 metros cuadrados de la unidad deportiva Mario Vázquez Raña.

En el área vendida se construirá una “arena de espectáculos”.

De acuerdo a los datos preliminares, dicho proyecto necesita una inversión de 250 millones, que pagará la iniciativa privada y se construirá una arena de espectáculos para unas 10 mil personas.

El único legislador que intentó que se aclarara el uso al espacio fue el diputado José Chedraui Budib. Sin embargo, la propuesta para que se aclarara la información quedó en la “congeladora” legislativa.

En el documento que el propio Ejecutivo envió al Congreso para la construcción de la arena de espectáculos no se detalló el uso que se le daría al área vendida.  
 
12 de noviembre

El periódico Intolerancia Diario publicó en la columna “Sapiens”, del periodista Cirilo Ramos, que fuentes gubernamentales confirmaron que el gobierno morenovallista le vendió al exmatador de toros Arturo Gilio el predio de 21 mil 500 metros cuadrados, propiedad del gobierno del estado y ubicado en la unidad deportiva Maravillas.

Arturo Gilio es el accionista mayoritario de los Coliseos de Torreón y el recién inaugurado de Mérida. Y ahora se encargará de la construcción del Coliseo de Puebla.

Las obras, como ya fue documentado por este diario, ya comenzaron, y están a cargo de una constructora propiedad de Arturo Gilio.
A todas luces la venta se realizó sin el aval correspondiente del Congreso del estado.

La venta del predio tampoco se sometió a subasta para venderlo al mejor postor, por el contrario, fue rematado, y los diputados también desconocen a qué valor fue vendido, si catastral o comercial, señaló la publicación.

El mismo 13 de noviembre los diputados en la sesión del pleno aprobaron sin revisión alguna la petición del ejecutivo para vender un área de 21 mil 500 metros cuadrados de la unidad deportiva Mario Vázquez Raña sin especificar cuál sería el uso de dicha área.

La venta del área de la unidad deportiva fue aprobada y consensada por los diputados del PRI. Cuando se votó el punto, el líder parlamentario, Víctor Manuel Giorgana Jiménez, se ausentó de la sala.