Aun sin nombre oficial, con un corte de un enorme listón, en el estacionamiento VIP, fue reinaugurado el estadio del Puebla, en el que se invirtieron cerca de 680 millones de pesos, aunque no se cubrió el adeudo del servicio de agua potable.

Este miércoles, finalmente, se reabrió el inmueble cerrado por más de medio año para la remodelación, pero no hubo ceremonia pomposa, únicamente el partido entre el campeón de Argentina, Boca Juniors y el Puebla FC.

Debido a la problemática en los accesos, el estadio se fue llenando a cuenta gotas, a minutos de concluir el primer tiempo finalmente llegó la gente a los huecos en las tribunas remodeladas.

A falta de un nombre oficial, debido a que continúa el proceso de licitación —retrasado ya poco menos de un mes— el vox populi lo bautizó con el nombre de Chiquihuite Azul, por su parecido a una bolsa de mandado.

Solamente hubo un breve corte de listón en el estacionamiento, un espectáculo de pirotecnia al medio tiempo del partido, así como la participación de los estudiantes de los Centros Escolares Niños Héroes de Chapultepec y Morelos, quienes interpretaron los himnos de México y Argentina.

Además, esporádicos espectáculos de mosaicos y bandas de música en las tribunas, enmarcaron el encuentro futbolístico.

Pero a diferencia de lo aburrido del partido, otro espectáculo se dio afuera del inmueble ubicado en la colonia Maravillas de la capital poblana, donde el caos reinó.

Dicha colonia fue invadida por cientos de automóviles, los que llegaban a vuelta de rueda desde toda la Calzada Zaragoza a la altura del boulevard 5 de Mayo, a por lo menos tres kilómetros de distancia.

Al llegar los conductores se llevaron la sorpresa que los vehículos no se podrían estacionar en la explanada del otrora estadio Cuauhtémoc, porque estaba apartado para invitados especiales, los convidados del gobernador Rafael Moreno Valle.

El ser invitado especial, debidamente acreditado con una cartulina previamente regalada para los automóviles de lujo te abría las rejas que rodearon al estadio mundialista.

Así, sin mayor problema, con guías o franeleros de lujo que no pedían propina, se estacionaban sin ningún problema en el estacionamiento totalmente alumbrado y con vigilancia.

Todo lo contrario sucedió en las calles aledañas, donde cientos de personas tuvieron que buscar un lugar donde dejar su auto, ante la promesa de franeleros abusados de cuidarlos por una “módica cuota” de 50 pesos.

Una vez que se dejó la unidad a la buena de Dios, se caminaban varias calles para ser detenidos en la primera reja, donde empezaba la revisión de los boletos, los mismos que horas antes imploraron miles de personas.

Ya adentro pasando el primer filtro, se extrañaron los puestos de cemitas, playeras y regalos futboleros que siempre pululaban por la zona.

En su lugar ahora solo había una cartulina mal puesta y mal escrita de Cemitas el Gordo, donde avisaba a sus clientes que estaba en el estacionamiento de una heladería de la zona, y dejaba su número celular, para a quien se le ofreciera una de milanesa.

Antes de que terminara el primer tiempo del partido, se emitió un comunicado en el que se anunció que el gobernador Rafael Moreno Valle inauguró el estadio de fútbol, sin nombrarlo.

Se detalló que la casa del Puebla de la Franja se remodeló para alcanzar una capacidad de casi 50 mil butacas y 426 palcos, para ser el quinto estadio más grande del país.

Agua por un rato

Finalmente no fue pagado el servicio de agua del estadio, cortado hace una semana por Concesiones Integrales o Agua de Puebla, tras un adeudo de más de cinco millones de pesos.

Fuentes de la Secretaría de Finanzas informaron que para evitar problemas se llegó a un acuerdo con los concesionarios para que se abrieran las válvulas solo por el tiempo que durara el partido y unas horas más en lo que salía la gente.

La promesa es que se haría una revisión del adeudo para ser pagado posteriormente, a lo que accedió Agua de Puebla para no perjudicar a los miles de aficionados.

Los balconean 

El periodista deportivo Pablo Carrillo balconeó a la administración morenovallista, en el noticiero Primera Emisión de Imagen Informativa, aseguró que las autoridades entregaron la concesión al Grupo Financiero Multiva; sin embargo, la Secretaría de Finanzas lo desmintió y argumentó que la licitación sigue su curso, “al día de hoy no se ha emitido fallo alguno” 

El apunte

A la ceremonia de apertura asistieron el director General de la Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte, Alfredo Castillo Cervantes; el gobernador de Tlaxcala, Mariano González Zarur. Asimismo, estuvo presente el presidente municipal Tony Gali; el directivo del Puebla FC, Jesús López Chargoy; el secretario de Infraestructura y Transportes de Puebla, Diego Corona; el director del Instituto Poblano del Deporte, Roberto Ruiz y exjugadores de la Franja.