La Confederación Nacional de Sociedades y Unidades Campesinas y de Colonos –CONSUCC-, El Frente Revolucionario de Campesinos y Trabajadores de México –FRCTM- y la Confederación Agrarista Mexicana –CAMP-, decidieron “jugarla con Jiménez Merino”.

“Puebla necesita a hombres como Alberto para que los gobierne; el campo demanda con urgencia su atención, porque de ahí comemos todos, y el único que lo conoce y lo va a atender es Alberto; los municipios requieren que el gobierno voltee a verlos y Alberto lo hará, porque proviene de la mixteca”, afirmó Guadalupe Martínez Cruz, líder nacional de la CONSUCC.

“Iremos casa por casa, barrio por barrio, colonia por colonia, municipio por municipio, en busca del apoyo a Jiménez Merino para llevarlo a Casa Puebla; estamos preparados y por ello no la jugamos con él”, soltó Juan Rojas Pérez, dirigente nacional del FRCTM.

“Estamos listos a dar la batalla por Puebla con Jiménez Merino, pues es el único que nos da esperanza, que nos entiende, que sabe nuestra necesidades, que habla nuestros idioma, el idioma del campesino”, anotó Humberto Serrano Novelo, presidente nacional de la CAM.

200 MIL COLONOS, TRABAJADORES Y CAMPESINOS CON JIMÉNEZ MERINO

En actos por separado, las tres organizaciones con carácter nacional y amplia representación en el Estado de Puebla, decidieron apostar por Alberto Jiménez Merino para que sea el candidato del PRI al Gobierno de Puebla, después de entregarle respectivos reconocimientos.

Las agrupaciones también reconocieron el respaldo que otorga el Gobierno de la República, a cargo de Enrique Peña Nieto, a través del presupuesto para el campo en 2016 que asciende a 84 mil 827 millones de pesos.

En Puebla son 120 mil los agrupados en el Frente Revolucionario de Campesinos y Trabajadores de México –FRCTM-, que encabeza el poblano Juan Rojas Pérez. 

De la Confederación Nacional de Sociedades y Unidades de Campesinos y Colonos –CONSUCC- rebasan los 40 mil los afiliados, es dirigida también por una poblana Guadalupe Martínez Cruz, originaria de Tehuacán.

Y en la Confederación Agrarista Mexicana –CAM- superan los 40 adheridos, que preside Humberto Serrano Novelo, hijo del extinto y legendario líder Humberto Serrano Pérez, que junto a Garzón Palominos, tuvieron de padrino al ex Presidente Lázaro Cárdenas del Río.

Cada uno de ellos, y ella, sumaron su capital de agremiados en apoyo a la candidatura de Jiménez Merino al Gobierno de Puebla.

“Somos organizaciones de carne y hueso, que existimos y estamos diseminados en los 217 municipios del estado poblano, como en las 31 entidades federativas del País, cuyos votos cuentan, suman y multiplican”, subrayó la ex senadora Guadalupe Martínez Cruz.

SERÍA UN HONOR SEGUIR SIRVIENDO A PUEBLA

El originario de la comunidad de Xantoxtla, del municipio de Tecomatlán, al recibir los reconocimientos de trabajadores, colonos y campesinos, dijo que también son para el Presidente de México, Enrique Peña Nieto y para el titular de Sagarpa, José Calzada.

Porque, además, es un alto honor servir a los sectores productivos de Puebla, atender las demandas de los campesinos, de las mujeres y hombres que se agrupan y luchan por salir adelante.

Por ello, sería para mí “un alto honor seguir sirviendo a Puebla, a mi Estados, a los poblanos, a mis hermanos campesinos y como hijo del pueblo que soy, y si ustedes así lo deciden… ahí estaré”, dijo Jiménez Merino para agregar:

En mi niñez fui pescador, leñador y acarreador de agua; crecí en la pobreza en una comunidad que sólo tenía 14 casas. El destino y las circunstancias me llevaron a estudiar fuera de mi pueblo, pues una señora le dijo a mi madre que si tenía una niña que le ayudara en los quehaceres de la casa.

Mi madre le dijo sí, pero es niño y me aceptó esa familia. Así pude terminar la primaria y secundaria. Y si la Universidad de Chapingo no hubiera tenido becas… no hubiera cursado la carrera de ingeniero agrónomo.

He recorrido los 217 municipios más de 10 veces durante los 25 años de servir y atender la problemática del campo; y lo urgente es resolver la problemática del abasto del agua, la producción alimentaria y el empleo.

Sé cómo hacerlo, porque desde los 90 lo hemos hecho; porque al campo antes le dedicaban 600 millones y con el gobernador Mario Marín, por primera vez, superó los mil millones y se dio un gran salto, concluyó Alberto Jiménez Merino.