De acuerdo al reporte del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi)  “El estado de ánimo de los tuiteros en México”, durante el mes de julio del 2014, los tuiteros de Puebla expresaron un mayor número de expresiones negativas (1.41), que en cualquier otro mes durante el lapso comprendido entre febrero del 2014 a mayo del
2015.

El crecimiento de expresiones negativas coincide con que en julio del 2014 hubo expresiones de inconformidad en contra del gobierno de Puebla por la represión en San Bernardino Chalchihuapan, represión que costó la vida al menor de 13 años, José Luis Alberto Tehuatle.

Pero también hubo en redes sociales ataques y denostaciones contra opositores políticos.

En los demás meses, el estado de ánimo de los tuiteros poblanos muestra indiferencia, se desprende de los datos del estudio.

Puebla ocupó un 1.63 en febrero del 2014; en marzo, 1.66; abril 1.63; mayo 1.55; junio 1.48; julio 1.41; agosto 1.52; septiembre 1.47; octubre 1.60; noviembre 1.66; diciembre 1.59. Para 2015, enero, 1.61; febrero 1.76; marzo 1.68; abril 1.62; mayo 1.80.

Los puntajes más bajos, es decir, los que representan estados de ánimo negativos fueron los del estado de Sonora que representa el mayor puntaje en tuit negativos.

El estudio revisó 63 millones de tuits midiendo las emociones de los tuiteros en el período febrero de 2014 a mayo de 2015. 

Durante los 16 meses del reporte, el estado de Sonora presentó el mayor número de tuits negativos.  En la medición 1.1 representa los números más negativos y 2.4 el puntaje positivo. Sonora alcanzó un puntaje entre 1.1 y 1.3

Se desarrolló una herramienta de visualización que toma el resultado de la clasificación automatizada de los 63 millones de tuits para representar el ánimo de los tuiteros en México, mostrando desgloses a nivel estatal por mes.

Se calculó un índice que representa la relación de número de tuits positivos entre el número de tuits negativos y se representan tanto geográficamente como gráficamente. La escala es relativa tomando como máximo el valor más grande de todos los índices mensuales y como mínimo el valor más pequeño de los mismos.

**

En un documento anexo se explica la metodología del reporte: “La información proveniente de sistemas en Internet y de dispositivos electrónicos conectados a esta red, puede contribuir en la producción de información estadística y geográfica, razón por la cual Organismos Internacionales y Oficinas Nacionales de Estadística de varios países, entre ellas el INEGI de México, están incursionando en aplicaciones prácticas de Ciencia de Datos destinadas a resolver problemas de Big Data, en particular usando información proveniente de dispositivos móviles explorando la factibilidad de generar estadísticas de movilidad y turismo, búsquedas web relacionándolas con estadísticas laborales, sitios de comercio electrónico para estadísticas de precios,  y redes sociales para confianza del consumidor, entre otras aplicaciones. Desde el 2010 la Ciencia de Datos ha venido evolucionando aceleradamente. Actualmente es una disciplina que incorpora diferentes áreas, entre ellas: matemáticas, estadística, ingeniería de datos, reconocimiento de patrones y aprendizaje, computación avanzada, visualización, modelado de la incertidumbre, almacenamiento de datos y cómputo de alto desempeño. En el campo de la estadística, la Ciencia de Datos provee elementos para utilizar todos los datos disponibles (Big Data)  y relevantes para emplearlos como insumos en otros procesos estadísticos”.

Como parte de los estudios del INEGI en el ámbito del Bienestar Subjetivo se decidió usar Twitter como fuente de Big Data para determinar el estado de ánimo de los tuiteros en México. Se conformó un grupo de trabajo multidisciplinario con personal de INEGI, INFOTEC y Centro Geo, para incursionar en el tema de ciencia de datos, y se contó además con el apoyo de la Universidad de Pensilvania y de la Universidad de Tec Milenio, explica el documento metodológico.

Los datos se filtraron de manera geolocalizada señala el documento: “Twitter es una red social en la que los usuarios escriben textos cortos de hasta 140 caracteres que quedan visibles públicamente, es decir cualquier persona puede leer lo que se escribe en Twitter, no solamente aquellos que están vinculados al usuario que escribió el tuit. Adicionalmente el tuitero tiene la alternativa de georreferenciar sus tuits, etiquetando cada tuit con las coordenadas geográficas de su ubicación en el momento de publicarlo. El análisis del ánimo de los tuiteros se centró en estos tuits georreferenciados, debido a que es posible descargarlos mediante filtros geográficos sin importar el tema del que hable el tuitero, la desventaja de esto es que no todos los tuits se emiten con el atributo geográfico.”

***

El 30 de julio del 2014, al darse a conocer, la tesis del “cohetón solitario” por la represión en San Bernardino Chalchihuapan se generaron reacciones por parte de los tuiteros.

A la par, de manera sincronizada, bots y tuitstars – cuentas de tuiter con más de 100 mil usuarios- difundieron como propaganda la información gubernamental, lo que fue denunciado por activistas de derechos humanos y tuiteros.

En la mediósfera se generó una verdadera batalla campal.

Los tuitstars, cuentas de twitter con miles de seguidores, posicionaron rápidamente el hashtag “cohetón”.

Pero también hicieron escarnio, con sus comentarios tuiteros, de la violencia que sufrieron pobladores de San Bernardino Chalchihuapan durante el desalojo del 9 de julio en la autopista Atlixco-Puebla.

El anuncio de la Procuraduría de Justicia estatal ratificando la hipótesis difundida por el gobierno que fue un cohetón el que le provocó lesiones y la posterior muerte al niño, Jorge Luis Alberto Tehuatle Tamayo, desató una disputa en las redes sociales.

Simpatizantes y bots de la explicación gubernamental difundieron en redes sociales la información dada a conocer por la procuraduría estatal luego de 21 días del violento desalojo en la autopista Puebla-Atlixco a la altura del poblado de San Bernardino
Chalchihuapan.

Tuiteros incrédulos, criticaron la información dada a conocer por el entonces procurador, Víctor Antonio Carrancá Bourguet, quien aseveró que las heridas provocadas al menor Alberto Tehuatle Tamayo provinieron de una onda expansiva y no de objetos como balas de goma u otro tipo de armamento.