En medio de un ambiente de fiesta y al grito de “Tony gobernador”, arropado de la crema y nata panista, petista y aliancista, el candidato a la gubernatura de Puebla afirmó que su triunfo en el debate es un gran paso.