El pago del programa Borrón y Cuenta Nueva, promovido por de Concesiones Integrales de Agua de Puebla, ha caído en una acción electorera hasta donde los muertos reciben sus cheques de devolución por pago oportuno del suministro, como ocurrió a la señora María Eulalia Báez Robles quien tiene un lustro de muerta pero recibió de Banorte su devolución.

Omar Jiménez Castro, representante jurídico de la Asamblea Social del Agua, denunció además el caso del señor Joel Ortega Salazar, a quien la misma institución bancaria le regresó su cheque 191 pesos por pago oportuno, pero le han aclarado tiene una deuda de 18 mil pesos, con un saldo favorable de mil 500 pesos.

Sin embargo, puntualizó Jiménez Castro que al solicitarle a Agua de Puebla el expediente de la supuesta deuda le informaron que su cliente “debe 25 mil pesos de factibilidad y le hicieron llegar su cheque por 196 pesos. No entiendo realmente a los de Agua de Puebla, si ellos son los incapaces o lo soy yo”.

Omar Jiménez, en forma irónica pidió una explicación al director de Agua de Puebla, Héctor Durán del cómo le hacen para entregar de forma eficiente cheques por pago oportuno del servicio de agua potable.

De acuerdo a uno de sus estudios, el servicio de suministro de agua ha elevado sus costos hasta un 400 por ciento desde su privatización.

El representante jurídico de personas que se acercan a Asamblea Social del Agua informó que hasta la fecha ha ganado 10 casos de contribuyentes del padrón de Agua de Puebla.

“No permitiremos que esta serie de injusticias con pagos de tarifas fuera de la realidad afecten a los poblanos, seguiremos luchando conforme a derecho y ganaremos más casos porque trabajamos contra la injusticia de las tarifas”.

Jiménez Castro espera que desde la dirección de Agua de Puebla informen oportunamente sobre cuantos cheques han entregado en esta época electoral porque no es posible que se trate de ganar adeptos colgándose de las campañas para beneficiar a la alianza de la administración estatal Sigamos Adelante.

El agua no es potable

En su momento María Eugenia Ochoa García, integrante de la Asamblea Social del Agua, explicó que de acuerdo a estudios realizados al agua consumida en Puebla se desprende de los resultados que no es potable.

Las personas que consuman de forma directa el agua tendrán seguramente una enfermedad gastrointestinal. El agua de Puebla se debe hervir antes de beber, señaló, Ochoa García.

María Eugenia Ochoa reiteró que no es posible que a los poblanos se les trate de ‘tomar el pelo’ con la frase de agua potable por carecer de estándares de calidad, cobrando tarifas que no corresponden a la realidad del servicio.

“El servicio es realmente deficiente, es pésimo, atenta contra los derechos humanos de los poblanos y se ha politizado”.

La activista social, dijo, que han detectado en colonias del norte y sur de la ciudad el arribo de pipas con agua para entregarla a “simpatizantes” de los partidos PRI y PAN, de acuerdo a reportes de sus informantes.

“Concesiones Integrales de Agua de Puebla ha caído en prácticas electoreras como se demuestra con la entrega de saldos a favor con cheques en época electoral, bien pueden entregarlos después de las elecciones, pero quiere que la población agradezca en el proceso para favorecer a la alianza impulsada desde el gobierno estatal”.

Si verdaderamente quiere el organismo que suministra el agua a Puebla –aseguró– trabajar eficientemente por los poblanos necesita a hacer eficientemente su trabajo y entregar las cuotas del programa Pago Oportuno en fechas posteriores al proceso del domingo 5 de junio en el que se renovará la gubernatura.