El priísta, Alberto Jiménez Merino, señaló que para el 2018 la consulta directa a la base para designar candidato al gobierno del estado es una necesidad para el Partido Revolucionario Institucional, aún con el riesgo de tener algunos raspones.

En entrevista, Jiménez Merino dijo que en su caso ya fue dos veces diputado federal, dos ocasiones secretario de Desarrollo Rural, por lo tanto estas posiciones ya no le interesan, tampoco llegar al Senado de la República por lo que su interés es la gubernatura.

Indicó que hay otras personas que merecen oportunidades para seguirse desarrollando. Señaló que con cargo o sin él, trabajará como lo ha hecho en los últimos 20 años, e insistió en que si el partido lo necesita para encabezar la candidatura al gobierno del estado al 2018,  ahí estará.

Dijo ser “una persona que ha encontrado en la administración pública la vocación de servir con la mayor honestidad posible con una trayectoria limpia y está listo para hacerlo”.

El ex diputado federal, que apoyó la candidatura de Blanca Alcalá al gobierno del estado, reiteró su posición de no realizar la designación directa del candidato o candidata al gobierno del estado.

Precisó que el método de consulta a la base pudiera definir a la candidata o candidato al gobierno de Puebla de forma idónea.

Aclaró que no le preocupa el método pero este es el que comparte y reconoció que  hay riesgos de confrontación, de división,  pero hay que correrlo.

“Cualquiera que sea el método se apoyará, siempre y cuando garantice la representatividad y  sea lo más atinado para encontrar al de mejor trayectoria, trabajo y experiencia”.

Al cuestionarlo sobre si está preparado realmente el PRI para llegar a la consulta,  señaló que es una necesidad, ya que se requiere escuchar más a las bases, la gente tiene un nivel de politización mayor y habrá que estar entre ellos y escucharlos.

Sobre la situación del partido después del 5 de junio y la posible división, aclaró “lo que veo es una madurez en términos de que es la primera vez que se ha hecho un análisis en donde la mayoría de los actores ha concurrido a las reuniones a fin de poder abonar a la unidad. Se tiene un buen tiempo para fortalecer la unidad y llegar fuertes al 2018”.

Manifestó que se puede trabajar, unir, y todos saben que si se dispersa, se corre mayor riesgo.

Sobre la permanencia del presidente estatal del PRI, Jorge Estefan Chidiac, dijo “Me he manifestado porque continúe el comité directivo y el quítate para ponerme, no ayudaría mucho, se necesita hacer la reestructura del PRI, los comités municipales, seccionales, fortalecerla y solo dándole estabilidad al PRI es como se podría lograr.”

El especialista en materia del campo reiteró “he manifestado mi apoyo para que continúen Jorge Estefan y Rocío García, y los demás miembros del comité”.

Al ser cuestionado sobre si hubo tibieza por  parte del gobierno federal, y se dejó en la orfandad al PRI en Puebla, respondió “lo que vi es que de aquí cerca, ganaron en la elección del Instituto Electoral, y expresé que no se confiaba en el árbitro de la contienda, y después con el paso del tiempo, se vio que estaba demasiado cargado”.

“Ahora empiezan a salir cuestiones como el inflar el número de votos y por ello el partido presentó una impugnación que está pendiente de resolverse”.

Puntualizó “ellos entregaban dinero, el día de la elección se dio la compra de votos, y eso combinado con las reformas federales y que la gente no ha visto, impactó directamente en el resultado”.

Sobre quien representó al PRI en la pasada elección aseguró “Blanca Alcalá era muy buena candidata, y al ver que era el mejor perfil renuncié a Sagarpa para ir a apoyarla. Tiene una buena trayectoria, la avalé, y en mi caso siempre estoy dispuesto a apoyar al partido”.