La ambición desmedida de Rafael Moreno Valle por alcanzar la candidatura presidencial de Acción Nacional, ha dejado a Puebla acéfalo en el gobierno. Además, su administración ha dejado tres grandes pendientes: feminicidios, mega deuda pública a través de los PPS y una gran fuga de millones de dólares a Pemex con los chupaductos.

El incontrolable número de asesinatos de mujeres en la entidad hasta el momento, ha derivado en 48 casos en los primeros siete meses del año. El gobierno morenovallista ha reconocido solo 32 crímenes como feminicidios.

Los crímenes hacia mujeres en Puebla han suido una constante, un reclamo cotidiano de las ONG, aderezado con señalamientos muy puntuales del arzobispo Víctor Sánchez Espinosa, quien ha pedido a las autoridades trabajo para evitar este tipo de asesinatos.

En materia violenta contra las mujeres, el Observatorio de Violencia Social y de Género de la Universidad Iberoamericana Puebla y el Observatorio de Derechos Sexuales y Reproductivos (Odesyr) coinciden en indicar que tan solo en los primeros dos meses de 2016 sumaron 20 casos, siete más de los que reconoce la Fiscalía a cargo de Víctor Carrancá.

Los hechos suscitados en 2015 con características de ser feminicidios fueron 37, según las autoridades. Las organizaciones aseguran que fueron 200.

Ricardo Jiménez Ávila, del  Movimiento por la Alternativa Social, exigió al gobernador no ser “farol de la calle y oscuridad de su casa” porque antes de buscar la gubernatura de su partido, debe limpiar al estado de toda la suciedad que su gobierno generó con políticas mal encaminadas para “solventar” las necesidades del pueblo.

El gobernador Rafael Moreno Valle –dijo– no tiene la calidad moral para ser candidato de ningún partido porque en Puebla ha demostrado incapacidad para elevar la calidad de vida de los poblanos y de las poblanas con programas positivos en lugar de mega obras que solo han generado una deuda incontrolada que se pagará en los próximos 50 años.

La obra más cara a través de los PPS –destacó– es la construcción y operación del Museo Internacional Barroco (MIB), con un costo de 7 mil 280 millones 933 mil pesos que se pagaran en los próximos 23 años.

Jiménez Ávila, pormenorizó  que dentro de las obras bajo este esquema, destacan la construcción de las plataformas de la armadora Audi por 2 mil millones de pesos a 25 años; alumbrado ecológico en 17 municipios por mil 400 millones 256 mil pesos, durante 10 años. Además del segundo piso de la autopista México-Puebla por 5 mil millones de pesos a pagar en 30 años y el Centro Integral de Servicios por 3 mil 800 millones de pesos a liquidar en 23 años y nueve meses.

El militante del MAS dijo también que la deuda que terminará por ahogar el crecimiento de la población del estado deriva de la construcción de la autopista Cuapiaxtla-Cuacnopalan por 1 mil 622 millones a 20 años; la Estrella de Puebla de 400 millones de pesos a pagar extraoficialmente en 25 años y el nuevo edificio de la Procuraduría General de Justicia que costó 321 millones de pesos.

Los PPS –recordó–  permiten al gobierno de Rafael Moreno Valle la contratación de empresas privadas para la edificación y operación de edificios u obras públicas que fueron aprobados en el último año de gobierno de Mario Marín para favorecer al gobernador entrante, pero no el entregar a una empresa privada (Hacking Team)  el manejo de la deuda.

Chupaductos y Facundo Rosas 

Al referirse a los chupa ductos de Pemex, Ricardo Jiménez y Marco Antonio Mazatle, coincidieron en señalar que Rafael Moreno Valle alentó con el exsecretario de Seguridad Pública de Puebla, Facundo Rosas Rosas la “ordeña” a los ductos de Pemex.

La cifra de millones de dólares que ha perdido Pemex con la dupla Moreno Valle-Rosas Rosas es incalculable porque el exsecretario de Seguridad Pública de Puebla controlaba la red del delito tipificado como crimen organizado.

Los pendientes que ha dejado Rafael Moreno Valle en la entidad son la esencia –aseguraron– del fracaso del PAN en el proceso federal del 2018 si entregan al aún gobernador la candidatura presidencial.