Las dos sedes del Congreso del Estado fueron desalojadas cerca de las 14 horas del jueves y se mantuvieron cerradas por espacio de dos horas, luego de que personal de la institución recibió el aviso de una presunta bomba.

De manera discreta y sin decirles el motivo en el momento, personal del congreso notificó a quienes trabajan en los edificios de la 5 Poniente 128 y de la 8 Oriente 216, que tomaran sus cosas y desalojaran los inmuebles.

Al edificio central llegó una unidad de bomberos y personal de seguridad pública para hacer la revisión al interior del inmueble, sin encontrar el supuesto artefacto.

La misma situación ocurrió en el edificio conocido como El Mesón del Cristo, ubicado en la 8 oriente, donde durante casi 2 horas, personal administrativo y auxiliares de los diputados estuvieron en la calle esperando que se les diera la indicación para ingresar.

Las actividades volvieron a la normalidad cerca de las 16 horas, además de que quienes trabajan tiempo completo, aprovecharon para ir a comer y retornar a las oficinas.

De acuerdo con la información obtenida, al ser un día en el que no sesionaban los diputados en el pleno ni en las comisiones, no había gente ajena en el interior de los edificios.

Incrementan las falsas alarmas

Las corporaciones Cruz Roja, Bomberos y el 066 habían anticipado que a partir de esta semana se daría un incremento en las llamadas falsas alarmas, una vez que niños y jóvenes salen de vacaciones y utilizan el teléfono para hablar a los números de emergencia.

Las instituciones pidieron a los padres de familia que orienten a sus hijos en torno al uso del teléfono ya que se distraen unidades que deben estar siempre listas para ser utilizadas en caso de emergencia.