La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa), acusó que no ha podido hacer más supervisiones a verificentros de Puebla, al encontrarlos cerrados.

Esto contradice las declaraciones del titular del gobierno de Puebla, de que todos los establecimientos ya operan de manera normal e incluso esperan que rehabilite la dependencia federal las líneas clausuradas.

En un comunicado del pasado viernes, Profepa informó que ha supervisado en Puebla nueve de los 17 verificentros, de los cuales ha clausurado 34 líneas de verificación.

Explica la dependencia federal que el mayor esfuerzo de verificación se sigue realizado en los estados de Puebla y Tlaxcala con el 39 y 26 por ciento de la totalidad de sus verificentros, respectivamente.

“Se han encontrado muchos verificentros cerrados en los estados de Puebla e Hidalgo, lo que ha impedido realizar algunas de las visitas programadas en días previos”, señala el texto.

Abiertos

Contrariamente, el mismo día de la emisión del comunicado de Profepa, el secretario de Desarrollo Rural, Sustentabilidad y Ordenamiento Territorial (SDRSOT), Rodrigo Riestra Piña aseguró que ya estaban abiertos al 100%.

Incluso, en entrevista a distintos medios de comunicación, señaló que los seis centros de verificación cuyas líneas fueron inhabilitadas siguen dando servicio a los automovilistas poblanos, por instrucción del gobierno del estado.

Afirmó que los dueños de los centros verificación abrieron sus puertas y brindaron el servicio a los ciudadanos con vehículos año 2006 y anteriores, que necesitaban la Prueba de Diagnóstico a Bordo (OBD).

Reiteró que en el país no hay una empresa que se dedique a auditar o calibrar los dinamómetros, ya que solo existen negocios para certificar pesas.

De este modo, consideró como injustificadas las acciones que la Profepa llevó a cabo.

Sin embargo, afirmó que desde el lunes pasado todos los verificentros poblanos le notificaron al gobierno del estado que ya habían adquirido dichas certificaciones, y solventado las observaciones del organismo.

El comunicado federal

En cumplimiento del Programa de Vigilancia a Centros y Unidades de Verificación Vehicular, la PROFEPA ha visitado ya 86 en los primeros quince días del mes de julio.

Los verificentros visitados corresponden a 73 centros de verificación para el transporte particular y 13 unidades de verificación para el transporte público federal en donde se ha vigilar el adecuado cumplimiento de la Norma Emergente NOM-EM-167-SEMARNAT 2016 en la Megalópolis.

Lo anterior representa un grado de avance de casi el 20% del compromiso de supervisar el 100% de los 447 verificentros que existen en las seis entidades federativas que conforman la Megalópolis.

El mayor esfuerzo de verificación se sigue realizado en los estados de Puebla y Tlaxcala con el 39 y 26 por ciento de la totalidad de sus verificentros, respectivamente. En la Ciudad de México, el porcentaje es del 22% y en el Estado de México ya se visitaron 2 de cada 10 verificentros.

Se han encontrado muchos verificentros cerrados en los estados de Puebla e Hidalgo, lo que ha impedido realizar algunas de las visitas programadas en días previos. Cabe recordar que el estado de Morelos suspendió su Programa de Verificación Vehicular Obligatorio previo a la entrada en vigor de la norma emergente, por lo que solo se están realizando visitas a las unidades de verificación para transporte público que están operando.

Lo anterior ha redundado en que el número de verificentros con líneas suspendidas se haya mantenido casi sin cambio en los últimos días y hoy se tengan 32 verificentros con irregularidades que han derivado en la suspensión de 136 líneas de verificación.

Tanto en la Ciudad de México como en el Estado de México, la cantidad de verificentros con líneas suspendidas es inferior al 10% del total. En todos los casos los verificentros fueron solo suspendidos en la parte de la prueba dinámica que se aplica a los modelos inferiores al 2006, por lo que estos verificentros pueden realizar, en caso de así estar autorizados, verificaciones a vehículos automotores que utilicen diesel como combustible, así como a vehículos de modelo 2006 o posterior, a los cuales se les aplica la prueba de Diagnóstico a Bordo, también conocida como OBD.

Como parte del proceso administrativo que realiza la PROFEPA, según lo estipulado en la Ley Federal de Procedimiento Administrativo, se han notificado 6 acuerdos de emplazamiento derivados de las vistas realizadas a los centros de verificación vehicular.

En los verificentros donde se identificaron irregularidades en el cumplimiento de la norma que no ameritaron la suspensión de las líneas al momento de la visita, las sanciones se impondrán en los términos de la Ley Federal de Procedimiento Administrativo, misma que prevé un término de sesenta días hábiles para la imposición de las sanciones que finalmente resulten pertinentes.

Las visitas de inspección que realiza la PROFEPA, no sustituyen las que realizan las autoridades locales en el ámbito de sus atribuciones. La PROFEPA como autoridad federal, se enfoca exclusivamente a la verificación del funcionamiento de los instrumentos utilizados en el proceso de verificación de los vehículos.

La información relativa a los resultados del Programa de Vigilancia a Centros y Unidades de Verificación Vehicular de la PROFEPA se encuentra disponible en el portal de la Procuraduría en: http://www.profepa.gob.mx/innovaportal/v/8586/1/mx/inspeccion_a_verificentros.html