La delegación de la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol) en Puebla, entrará en austeridad al recortar hasta 30 plazas, al tiempo de quitar la prueba de supervivencia para adultos mayores.

En entrevista, el delegado Juan Manuel Vega Rayet, aseguró que el recorte no pone en riesgo la operatividad de los programas sociales pues seguirán siendo eficientes.

Detalló que en 2016, se le asignaron a la dependencia 173 millones 711 mil 178 pesos, mientras que para 2017, se contemplaron apenas 141 millones 808 mil 804 pesos.

“Todos los días se inscriben personas al programa de ‘65 y Más’; en los otros programas tendrán sus aperturas conforme los determine la normativa, eso lo estarán haciendo los de Prospera, igual en estancias infantiles y los programas que ya tenemos”, indicó. 

Por lo tanto, el funcionario federal señaló que estas plazas se compensarán con el trabajo que realizan otras delegaciones con actividades relacionadas.

Dio por ejemplo el Programa de Empleo Temporal y el de Atención a Zonas Prioritarias, que también son operados por otras dependencias como la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu).

Asimismo, comentó que en 2017, los padrones de los distintos programas sociales incrementarán el número de beneficiarios, como se ha hecho en los años últimos años.

Añadió que en la dependencia federal suman alrededor de 250 trabajadores, entre de confianza y sindicalizados, número que tendrá que reducirse como parte de los recortes presupuestales. 

Por lo tanto, descartó que las transferencias a los programas sociales se vean afectadas, ya sea con una disminución de recursos o recorte de los padrones.

“Ese gasto se encuentra programado en el Presupuesto de Egresos de la Federación. De acuerdo con el dictamen del PEF, Sedesol Puebla será una de las delegaciones que reciban un mayor presupuesto, pero también de las que tengan un recorte más amplio en su gasto operativo para el ejercicio fiscal 2017”, adelantó.

Cambio de reglas

Con respecto al Programa Pensión para Adultos Mayores, informó Juan Manuel Vega, que tiene nuevas reglas de operación, como la desaparición de la prueba de supervivencia.

Sin embargo, comentó que las personas que no fueron a las pruebas de supervivencia del año pasado, tienen que acudir para que no pierdan el apoyo.

Señaló que el año pasado dieron de baja a 2 mil beneficiarios, cuyos representantes seguían cobrando aunque ya habían fallecido, pero acudían con papeles apócrifos para decir que estaban enfermos.

Afirmó que es para proteger los derechos de los adultos mayores, se elimina el trámite de supervivencia en los módulos de atención y se moderniza el proceso de registro.

Detalló que cerraron con 311 mil beneficiarios, de los cuales 192 mil cobran mediante Bansefi o Telecom y 119 mil lo hacen con tarjeta de débito.

“La prueba de supervivencia era cada seis meses, ahora ya no tienen que venir, es una nueva responsabilidad que tiene la delegación, donde se cruzan padrones de registro civil, ISSSTEP, Seguro Social, Ejército, con todas las instituciones que pensionen a estas personas”, dijo.

Por lo tanto desde que inició 2017, ya se aplican nuevas reglas de operación del Programa Pensión para Adultos Mayores en defensa de los derechos de las personas adultas mayores.

Este programa combina la entrega de una pensión monetaria con acciones para aminorar el deterioro de la salud física y mental de este grupo de la sociedad en condición de vulnerabilidad.

Por lo tanto, dijo que a partir de este año la delegación será la responsable de verificar la validez de la documentación presentada por los solicitantes, así como de resguardar los expedientes de los beneficiarios de acuerdo con la localidad en que hayan realizado su registro.

Además, el personal de las delegaciones hará las visitas domiciliarias a los beneficiados.

“Esto elimina la obligación de que personas adultas mayores acudan cada semestre a los módulos de atención para demostrar derechos”, dijo Vega Rayet.

“La delegación cumplirá con los procesos y trámites de incorporación de beneficiarios al padrón, actualización del mismo y su confronta mensual con los datos de otras instituciones pensionarias y con el Registro Nacional de Población, así como la verificación periódica en el Registro Civil”, indicó.

Además, Sedesol establecerá mecanismos de coordinación con otras dependencias federales y autoridades de los gobiernos estatales y municipales, a fin de garantizar que sus acciones no se contrapongan, afecten o presenten duplicidades con otros programas.