La candidata del Movimiento Regeneración Nacional (Morena) a la alcaldía, Claudia Rivera Vivanco, negó que el abanderado a la gubernatura Luis Miguel Barbosa Huerta haya sido el artífice del movimiento político “Lalo sí, Martha Erika no”.

Por lo tanto, reiteró que esta campaña no es fuego amigo, apuntando que las teorías que apuntan a su correligionario como su creador, son una farsa creada por el grupo en el poder porque saben que sus candidatos van abajo en las encuestas.

A 33 días del proceso electoral, Rivera Vivanco reiteró que los candidatos de Morena marchan a la cabeza del electorado por tener los mejores proyectos viables para transformar a Puebla.

En el transcurso de esta mañana, el diputado panista con licencia, Pablo Montiel Solana, vocero de Eduardo Rivera Pérez, culpó a Luis Miguel Barbosa Huerta de promover la campaña negra en contra de Lalo, con el propósito de ganar adeptos, al estar desesperado como lo confirman los estudios demoscópicos.

La campaña panista, explicó Rivera, solo pretende evitar que los ciudadanos salgan a sufragar el día de los comicios porque el objetivo es obvio: desmotivar la participación de los miles de poblanos y poblanas que comulgan con los objetivos de candidatos morenistas.

El candidato Luis Miguel Barbosa Huerta también enfrenta una campaña de desprestigio por parte de la malograda aspirante a presidenta municipal por Morena, Violeta Lagunes, quien encabeza el movimiento “AMLO sí, Barbosa no”.

“Ellos pueden utilizar las estrategias que quieran para desmotivar el voto; yo no creo que eso sea real, se especulan muchas cosas, no creo que sea Miguel (Barbosa)”, subrayó.

La emprende contra Rivera

Rivera Vivanco dijo que avista pretextos del equipo de su contrincante panista Rivera Pérez para no debatir como lo propusieron AN, Morena, PRI y VEM, porque según los del blanquiazul sí quieren pero solo con los dos punteros.

Insistió que los panistas con esas tácticas están atrasando el  encuentro para exponer los planes y proyectos y exigió a su adversario disposición para desarrollarlo cuándo antes.

“El debate ya se retrasó y ellos (los panistas) han pedido que se revisara; yo como mencioné estoy abierta, los punteros no procuran pedir el debate, pero pese a que estoy arriba creo que el debate fortalece la democracia, que los ciudadanos tomen mejor el voto; nosotros hemos percibido pretextos, tengo la información de nuestro representante municipal; no está viendo la voluntad política de ellos”.

Dijo que los representantes de Acción Nacional ponen como pretextos el formato, las fechas del encuentro, además de varios puntos más.

Estoy sumada, priorizó, a realizar los debates que quiera la sociedad, pero deben llegar todos los candidatos, no se pude minimizar ni excluir a los demás aspirantes, por muy abajo que aparezcan en las encuestas porque de lo contrario no tiene caso desgastarse con la contienda entre solo dos personas punteras, reiteró.

Claudia Rivera insistió que el debate entre candidatos a gobernar a Puebla capital con sus 17 juntas auxiliares, debe realizarse porque la ciudadanía así lo quiere, aunque el árbitro electoral no lo tenga contemplado en su agenda por cuestiones presupuestales.

Consideró que los candidatos a gobernador y a la presidencia municipal tienen un triunfo prácticamente asegurado por estar arriba en las encuestas, por este motivo, los proyectos de la coalición “Juntos Haremos Historia” no están a la baja como indica la competencia que marcha  de escolta porque no son de la confianza del pueblo.