A un mes de las elecciones, el Comité Directivo Estatal del Partido Revolucionario Institucional (PRI) prepara los expedientes de militantes que participaron como candidatos en otros partidos políticos o que abiertamente apoyaron a otras fuerzas políticas, por lo que los casos serán turnados a la dirigencia nacional que tendrá la última palabra.

De acuerdo con lo señalado por la secretaria general del PRI en Puebla, Isabel Merlo Talavera, a principios del mes de julio se tenía una lista de al menos 35 personas que estarían en esa situación, incluido Jesús Morales Flores.

En tanto, el presidente de la Comisión de Ética Partidaria, Pablo Fernández del Campo Espinosa, aseguró que no habrá un borrón y cuenta nueva para los traidores en el Partido Revolucionario Institucional (PRI) y en breve se entregarán sus expedientes a la dirigencia nacional para que reciban un castigo, señaló el diputado Pablo Fernández del Campo Espinoza.

Dijo que desde que concluyó la jornada electoral han estado trabajando en recabar las pruebas documentales del apoyo que dieron a otro candidato o partido político.

Comentó que una vez entregado este expediente, la Comisión de Honor y Justicia Partidista analizará esta información y determinará la sanción que aplicará a estos “traidores” que -dijo- podrían ser expulsados.

“No habrá un borrón y cuenta nueva, se actuará con base a derecho, pues en caso contrario se mandaría una mala señal a los que siempre han sido leales al tricolor”.

Señaló que este trabajo de análisis del actuar de los liderazgos y militantes no se detendrá y seguirán adelante hasta depurar al PRI en Puebla, para solo conservar a los verdaderos priistas.

Faltaron a los estatutos

Dos días después de la elección, el presidente estatal del PRI, Javier Casique Zárate reconoció que  militantes de su partido apoyaron a otros partidos y explicó que se analizan quejas al interior de la organización, por lo tanto, adelantó que se tomarán en cuenta en el proceso para reconstruirse como fuerza política pues con esas acciones se ve afectada la confianza.

"Algunos priístas decidieron representar o hacer labores para otros partidos a sabiendas de que faltaron a nuestros estatutos. Lo hicieron a escondidas y por la espalda. Creemos que no podemos empezar a construir, basados en la desconfianza y la falta de probidad", dijo.

El dirigente evitó dar nombres de quienes consideran que actuaron de esta manera, pero refirió que algunos de ellos, incluso, participaron en actos públicos, según lo que se ha señalado en quejas.

Aclaró que algunos militantes honestamente firmaron su renuncia al partido por cuestiones personales y se respeta la decisión, con ello se evita un proceso largo para eliminarlos del padrón.

Doger cuestionado

El coordinador de Operación Política del Partido Revolucionario Institucional, Javier López Zavala, cuestionó la actitud asumida por el excandidato Enrique Doger tras la elección del 1 de julio.

Al cuestionarlo sobre la posibilidad de que Enrique Doger haya negociado para perder, advirtió que carece de pruebas, pero sería lamentable una situación así, advirtiendo que el candidato nunca pudo sumar a los liderazgos del Partido Revolucionario Institucional y sin una estructura electoral era lógico que perdiera la elección de gobernador de Puebla.

Dijo que para asumir la candidatura y competir por la gubernatura se necesitaba conocer el estado, su gente y la militancia del partido que lo postuló para convencerlos de apoyar su proyecto.

"Un candidato tiene que reunir muchos requisitos, entre ellos conocer el estado y tener toda una estructura que les permita hacer campaña, tampoco hay que ir a conocer al estado al cuarto para las doce".

Reiteró, además, que Doger Guerrero no está facultado para puede reconocer el triunfo de sus adversarios políticos porque eso le compete únicamente a su dirigencia estatal.