El representante de la Coordinadora Estatal Transporte Público, Arturo Loyola González, advirtió que por presiones políticas de grupos vinculados Morena, así como evitar un conflicto social fue suspendida temporalmente la aprobación del aumento a la tarifa del pasaje, pero las pláticas continúan.

Señaló que el ajuste a la tarifa del transporte podría ser utilizada como bandera política de algunos grupos vinculados en los actos violentos ocurridos en el MM Grand Hotel y la irrupción en el Congreso del Estado para desestabilizar la toma de posesión de la gobernadora electa, Martha Erika Alonso Hidalgo.

Arturo Loyola comentó que en un acuerdo con la actual administración estatal decidieron pausar las negociaciones para ajustar la tarifa del transporte público a ocho pesos hasta que haya condiciones políticas y sociales que permitan realizar este incremento.

En sí fue eso lo que motivó que se fuera con un poquito más calma y más lentitud llegar un acuerdo, por lo mismo que se sacaron algunas otras demandas como las habladas hace un rato. No podemos negar que estos cuates se han convertido en perturbadores sociales".

Indicó que las pláticas con el gobierno del estado continúan y para poder apoyar a los transportistas se aprobaron reformas como el eliminar el pago del refrendo que se hacía cada diez años por 25 mil pesos y que castigaba a los permisionarios.

Asimismo en las pláticas se están viendo otros beneficios para poder mantener un poco de tiempo más la tarifa.

Loyola González reiteró la necesidad de ajustar la tarifa del transporte público después de 8 años de haber registrado su último aumento y el encarecimiento los combustibles y refacciones para el mantenimiento de las unidades.

Confió que una vez que exista certeza política con la ratificación del triunfo de Martha Erika Alonso Hidalgo saldrá de la pausa las negaciones y se aprobará el ajuste a la tarifa sin dañar el bolsillo de los ciudadanos.

Reiteró que si los bienes y servicios considerados como de primera necesidad, bien pueden ser considerados como una inversión porque se obtiene un beneficio a partir de ellos, y el servicio de transporte público permite la movilidad para asistir a la escuela donde los estudiantes se instruyen y se preparan para ser ciudadanos productivos. Asimismo, la movilidad de las personas a su lugar de trabajo se puede considerar como una inversión necesaria para obtener ingresos.

El servicio público de transporte es tan necesario en la vida diaria que forma parte de la canasta básica. Desde hace casi 8 años la tarifa en Puebla de este servicio es de sólo $6.00, con lo que se ubica como la más baja del país; y muy por debajo de la media nacional.”

Insistió en que es el único servicio público cuya tarifa ha permanecido congelada, mientras que otras cuotas y tarifas del sector público como la luz, la gasolina, el gas, el servicio de agua y el impuesto predial se actualizan cada año y algunas cada bimestre o cada mes.

Manifestó que  con excepción del transporte en Puebla, absolutamente todos los precios se han incrementado y precisó “debe quedar muy claro que el aumento de los precios no ha sido responsabilidad de los transportistas, como tampoco lo es que los salarios no se hayan incrementado en la misma proporción que lo han hecho los precios de los productos.

“Pero además, debe quedar muy claro que los transportistas, igual que todos, también tienen una familia con necesidades básicas que satisfacer. Los transportistas de ninguna manera son responsables de la forma en que se ha gobernado a este país. Por eso apelan a la comprensión, y al juicio objetivo tanto de los usuarios en particular, así como de la ciudadanía en general.”

Anunció que este jueves volverán a las pláticas con el subsecretario del transporte Alberto Vivas Arroyo para ver en qué otra manera se puede apoyar a los permisionarios.