Apenas el 0.1 por ciento de los delitos en Puebla cometidos desde enero del 2016 a junio del 2018, la Fiscalía General del Estado (FGE) ha obtenido una sentencia.

Lo anterior representa que en promedio de cada 810 casos de delitos o carpetas de investigación abierta, solo uno llega a la conclusión de una sentencia en Puebla.

Según un reporte del Instituto para la Gestión, Administración y Vinculación Municipal (Igavim), en este lapso solo se han registrado 104 sentencias de 81 mil 323 delitos que se han integrado en carpetas de investigación.

El estudio está basado en reportes del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP), así como en información obtenida tras un el recurso de revisión 183-FGE-07-2017 y las solicitudes de información 00267177, 00484317 y 00914418.

De este modo, el Igavim señala que se puede apreciar el trabajo en la FGE, Víctor Carrancá Bourget, de quien se ha cuestionado su permanencia en el cargo.

Sentencias a cuentagotas

El estudio señala que en los dos años y medio indicados, se tienen registrados 2 mil 25 homicidios dolosos, pero la FGE apenas ha obtenido 23 sentencias.

Asimismo, se registraron 1 mil 814 carpetas de investigación de homicidios culposos, de las cuales solo se han obtenido dos sentencias.

En cuanto a secuestros se han denunciado 90 casos, pero solo la FGE ha logrado cinco sentencias, mientras que por extorsión son 339 casos y solo tres sentencias.

Respecto  al robo con violencia, se documentaron 33 mil 179 carpetas de investigación, de las cuales se obtuvieron apenas 12 sentencias en los tribunales, un promedio de 0.03%.

También equivale a que la FGE logra una sentencia de cada 2 mil 750 robos con violencia denunciados.

Las denuncias de robo de vehículo en dicho lapso fueron 23 mil 358 casos, pero solo se han logrado 27 sentencias.

Pero hay casos en que las autoridades no han logrado una sola sentencia, como son los robos a negocio y a casa habitación, a pesar de que en el primer delito se han iniciado 9 mil 220 carpetas de investigación y 5 mil 665 del segundo en ese año y medio.

Por robo a transeúnte se han registrado 3 mil 934 casos y solo obtenido dos sentencias, mientras que por violación hay 1 mil 699 carpetas de investigación con apenas 32 sentencias.
 
Conclusiones

Respecto al trabajo de la FGE, el Igavim, señala que siguen existiendo necesidades no cubiertas, desde insumos hasta personal, lo que repercute y limita el desempeño laboral, la atención a la ciudadanía y el seguimiento adecuado.

Además, resalta que las debilidades expuestas por las Fiscalías ante el ciudadano, pierde el interés por denunciar, lo que se vuelve contradictorios y limitados los análisis realizados por la propia autoridad ya que no se vinculan con la realidad.

Asimismo, subraya que la FGE no cuenta con los registros del gasto económico promedio por delito, para la cuantificación indican que debe de tomarse en cuenta variables.

Las variables son los insumos utilizados (materiales), los salarios de los peritos, los salarios de los Agentes del Ministerio Publico, los salarios de los agentes de investigación, los salarios del personal auxiliar de los Ministerios Públicos (notificadores, secretarias, auxiliares, etc.), entre otros.

Por lo tanto, sus informes contables y la situación financiera están elaborados acorde al Sistema de Contabilidad Gubernamental, no existe la trazabilidad para eficientar el recurso derivado de una jerarquización.

Además Igavim acusó que el Congreso de Puebla no ha respondido una solicitud ingresada el 14 de marzo en la que se solicitó se aclaren los avances y seguimiento de las carpetas de investigación.

Señala que es urgente se cubran las necesidades que existen en las Fiscalías referidos a insumos y personal para agilizar la atención ciudadana, el seguimiento y el respaldo para el propio servidor público que labora en las áreas que lo conforman.

El instituto subraya que es necesario que la FGE tenga mayor transparencia en la información, como un ente precursor de los estatutos gobierno abierto, una dependencia que informa bajo requerimientos de recursos de revisión exhibe opacidad en su funcionamiento.

“Queda claro que mientras el personal no tenga las condiciones adecuadas, aunque tengan un buen desempeño y hagan su máximo esfuerzo de acuerdo con lo que tienen a su alcance, la realidad es que al final el resultado es deficiente una vez vinculado con la percepción”, indica finalmente el estudio.

   Informe IGAVIM  Fiscalía General del Estado by Intolerancia Diario on Scribd