Aún no está emitida la convocatoria por parte del Congreso del Estado para el proceso electoral extraordinario, pero seis aspirantes al gobierno de Puebla ya pelean por la conquista de más de 4 millones de poblanos, quienes podrán participar el día de la jornada electoral.

El proceso interno de los partidos y sus diferentes métodos de selección de candidatos serán definidos en marzo, cuando arranque oficialmente el proceso electoral, sin embargo, priistas, panistas y morenistas son los adelantados en su firme intención de lograr el poder en Puebla.

Por parte del Partido Acción Nacional (PAN), Inés Saturnino López es el único que oficial y públicamente se declaró interesado en buscar la candidatura rumbo al gobierno del estado, poniendo por delante el respeto a lo que marque el estatuto de su partido respecto al método de selección y a la línea política que se marque desde el Comité Ejecutivo Nacional (CEN).

En el Partido Revolucionario Institucional (PRI), públicamente tres personajes han manifestado su interés de participar en el proceso interno. La consulta a la base o la encuesta es el método que proponen para la designación del candidato, así que Enrique Doger Guerrero, Javier López Zavala y Lorenzo Rivera Nava han levantado la mano.

En tanto que, en el Movimiento Regeneración Nacional (Morena), el senador Alejandro Armenta Mier y el exsenador Luis Miguel Barbosa Huerta se disputarán la candidatura al gobierno del estado, pues ambos han manifestado su interés, el primero de ellos abiertamente y el segundo de forma mesurada.

El Partido del Trabajo (PT) consideraría a Nancy de la Sierra Arámburo como su carta fuerte en las mesas de diálogo para concretar la coalición con Morena, la senadora ya manifestó su interés de ser medida en la encuesta que marcan los estatutos del partido lopezobradorista, para definir al perfil para ocupar la candidatura.

En el caso del Partido Encuentro Social (PES), consideraría a Fernando Manzanilla Prieto como un posible candidato a Casa Puebla, sin embargo, el actual secretario general de gobierno no ha manifestado su interés por este cargo, incluso en una entrevista con Intolerancia Diario dio su respaldo a Luis Miguel Barbosa Huerta, al precisar que es su amigo y le tiene respeto.

El resto de las fuerzas políticas, Partido de la Revolución Democrática (PRD), Movimiento Ciudadano (MC), Pacto Social de Integración (PSI), el Partido Nueva Alianza (Panal), Partido Verde Ecologista de México (PVEM), Compromiso por Puebla (PCP) no se han pronunciado por algún personaje, aunque han preferido esperar el momento para concretar acuerdos electorales con las fuerzas políticas aliadas en el pasado proceso electoral ordinario, aunque algunas buscan nuevas alianzas con Morena, por ser el partido que logro colocarse como la primera fuerza política en Puebla.

450 millones de pesos para elecciones extraordinarias

Mientras que las fuerzas políticas en el Congreso del Estado se ponen de acuerdo para la emisión de la convocatoria para el proceso electoral extraordinario, lo cierto es que el Instituto Electoral del Estado (IEE) dispondrá de 452 millones de pesos para la organización electoral.

En el estado se instalarán 7 mil 567 casillas, en donde se podrá votar para el cargo a gobernador, aunque en cinco municipios: Tepeojuma, Mazapiltepec, Ahuazotepec, Cañada Morelos y Ocoyucan se llevarán a cabo elecciones municipales extraordinarias.   

En el caso de que la organización electoral recaiga en el IEE, éste órgano electoral tendrá que capacitar a no menos de dos mil personas y asistentes electorales y contratará a personal eventual para ayudar en el desarrollo de las elecciones.

El Instituto Nacional Electoral (INE) -en el caso de que no atraiga la elección- coadyuvará en la organización electoral local, en la información respecto al padrón electoral y la lista nominal, en el primer caso conformado por cinco millones de poblanos y, en el segundo caso, por más de 4.3 millones de ciudadanos, en función de esta información serán impresas las boletas electorales.

Por segundo año consecutivo, Puebla vivirá un proceso electoral, debido al fallecimiento de la gobernadora Martha Erika Alonso Hidalgo, el pasado 24 de diciembre.