La senadora de la República por el Partido Acción Nacional (PAN), Xóchitl Gálvez, anunció que un juez de distrito le otorgó la suspensión provisional para no entregar los datos biométricos en el registro de padrón de telefonía celular, y advirtió que cientos de miles de negocios dedicados a la venta de teléfonos móviles podrían ir a la quiebra.

Entrevistada luego de acudir a apoyar a los candidatos de la coalición "Va por México", así como a Eduardo Rivera Pérez, la senadora de la República, señaló que el mismo funcionario que vendió el padrón del INE es el encargado del nuevo padrón donde se piden ya los datos biométricos, aunque no abundó en el nombre.

Comentó que tras haber obtenido la suspensión a su favor, queda claro que se trata de una decisión inconstitucional la adoptada por el Congreso, pero además va a llevar al cierre de cientos de miles de negocios que se dedican a la venta de la telefonía móvil, y por ende la pérdida de empleos.

Recordó que de acuerdo al registro, hay 500 mil de estos negocios en el país que tendrían que adquirir nueva tecnología, situación que los pone en el límite de la sobrevivencia ya que no se tiene en estos momentos dinero para la inversión.

Advirtió que existen dudas, pues no han dicho quién va a poner el software​, quién va a cuidar de los datos biométricos, además de que casi ningún país del mundo lo hace.

Xóchitl Gálvez, sostuvo que es errónea la posición de que se va a reducir la inseguridad, ya que los delincuentes no van a ir a registrar sus datos biométricos.

Explicó que en las zonas marginadas el nieto, el hijo, es quien saca el celular para la mamá o ésta se lo compra, lo que complicará el registro.

“Se trata de 126 millones de celulares que será difícil meterlos a la base de datos, pero además el subsecretario de Energía, es quien vendió la base de datos cuando trabajaba en el INE, por lo que no se le tiene confianza”.

El bien único es la huella digital para que ande por diferentes lugares, es algo delicado, por lo que la corte dará un revés como lo hizo ya en varios temas importantes  que el gobierno ha impulsado.

Por las energía limpias

La senadora de la República también cuestionó la política energética que mantiene el actual gobierno federal de Andrés Manuel López Obrador (AMLO), al señalar que se perderán décadas en la materia y los ciudadanos serán más afectados con las reformas que se intentan hacer.

Expresó que sería lamentable que Volkswagen produjera autos eléctricos sólo para la exportación, ya que en México, el presidente Andrés Manuel López Obrador quiere que todo lo mueva el petróleo a pesar de que es contaminante.

Sostuvo que las reformas son un retroceso y se van a perder inversiones que habían logrado que el 15 por ciento de la energía que se consume en México fuera limpia, pero se volvió al uso del combustóleo que daña el ambiente.