El expresidente municipal de Puebla, Luis Paredes Moctezuma, recordó que fue durante su administración cuando se resaltó la existencia de túneles debajo del zócalo y la Catedral, sin embargo, fue tachado de loco e indicó que en estos momentos ante los problemas económicos que existen a raíz de la pandemia de Covid-19 la recomendación es dejarlos en su estado actual, pues no habría dinero que alcance y el zócalo quedaría hecho "un lodazal".

En entrevista con Intolerancia Diario, 17 años después de que anunció en el Palacio Municipal que en los estudios que se habían hecho para la construcción un estacionamiento había la presencia de una construcción debajo del primer cuadro, indicó que hoy les están dando la razón.

“Recordarán que cuando gobernamos, propusimos la edificación de un estacionamiento subterráneo bajo el zócalo de nuestra amada ciudad […] también recordarán las tonterías que se profirieron en contra de la idea y los vesánicos ataques de quienes intentaban descarrilar a nuestro ayuntamiento inventando fallas o magnificando las ciertas. Hubo muy pocas críticas inteligentes al proyecto”.

El arquitecto recordó algunas frases que se manejaban como “que se podría caer la Catedral”, “que podía salir un gas venenoso", entre otras.

"Lo que nosotros detectamos al emprender el proyecto de un estacionamiento subterráneo [...] en los trabajos preliminares detectamos los túneles, pero no hicimos trabajos arqueológicos y los evadimos por las complicaciones que el INAH pudiera traernos”.

“Finalmente se decidió que el estacionamiento se ubicase bajo la 3 Oriente entre la verja de Catedral y el zócalo, pero antes de excavar contratamos a una empresa cuya tecnología detectó otros vestigios bajo el atrio -norte- de Catedral y la zona que intervendríamos […] Vimos que eso podía motivar que nos frenasen la obra del estacionamiento y que quedara el corazón de la ciudad hecho un lodazal por mucho tiempo”.

Luis Paredes insistió que “cuando anunciamos esto, no faltó quien nos tachara de mentirosos, pero poco tiempo después aparecieron los túneles hoy llamados  'Secretos de Puebla'  y ahora estos que parecen segmentos, a los que con el tiempo también pudiera habérseles dado otros usos”.

Explicó que estos segmentos de los túneles pudieron ser usados como cámaras para ocultar cosas, ya fuera en la Guerra de Reforma, durante la Intervención Francesa o la Revolución: “No fue parte de nuestros trabajos profundizar en ello, decidimos no tocarlos y dejar que al paso del tiempo otros se hicieran cargo”.

Al cuestionarlo sobre la posibilidad de que se dé el rescate, sostuvo: “Mi opinión es que dado el enrarecimiento político y las limitaciones económicas del momento, conviene más dejar los trabajos arqueológicos para más adelante.  Que se documente lo hallado, pero que lo vuelvan a tapar esperando un mejor momento para intervenirlo […] eso es algo que se hace frecuentemente en la arqueología. No vayan a dejar por años nuestro zócalo tapiado y hecho un lodazal”.

El tiempo da la razón

Por otra parte Paredes Moctezuma recordó las críticas a su administración:Ahora el tiempo y los resultados nos han dado la razón […] el Juárez Serdán no se cayó, ni se inunda, ni tiene baches […] por él pasa el sistema de transporte colectivo que ahí tiene su principal estación […] desde luego prever ello elevó el costo, pero a la larga fue una buena inversión".

“Decían que Citelum (empresa en iluminación) era de mi propiedad (es filial de Électricité de France, la CFE de aquel país) […] cancelaron un buen contrato y hubieron de indemnizar a la empresa, misma que luego fue recontratada por otros ayuntamientos aunque con condiciones menos favorables que las que habíamos logrado […] Hoy da servicio a otras ciudades de nuestro país teniendo sus oficinas centrales aquí […] Hay otros casos en lo que la historia nos da la razón, pero les aburriría abundando en ellos”.