Una buena parte de los mandatarios que asumieron el poder el pasado primero de enero usan esta red social, que aglutina a cerca de 400 millones de usuarios en todo el mundo y que permite, en máximo 140 caracteres, entregar información, anuncios o mensajes en tiempo real. Incluso desde el celular.

El alcalde de Bogotá, Gustavo Petro, se mueve como pez en el agua en esta herramienta social. Desde su Blackberry se mantiene conectado a Twitter las 24 horas.




Todo el tiempo informa sobre sus actividades o decisiones. Pero no es lo único. Petro también responde inquietudes, da explicaciones, controvierte a sus contradictores y pide rectificaciones a los medios.

Otro de los usuarios asiduos de esta red es el alcalde de Medellín, Aníbal Gaviria. Para él, "es una nueva forma de estar en contacto con la ciudadanía, porque es inmediata y permite interactuar".

Sergio Fajardo, gobernador de Antioquia, calificó a Twitter como "una herramienta poderosa" para informar y para conocer opiniones de la gente.
Fajardo aseguró que esta red abre una ventana distinta a la forma como los gobernantes se encuentran con la ciudadanía.

Alan Jara, gobernador del Meta, es otro de los mandatarios que se 'mueven' en la red a través de dos celulares.

El ministro del Interior, Germán Vargas Lleras, habla orgulloso de su cuenta en Twitter. A través de ella hace anuncios de gobierno, explica proyectos, pide conceptos y hasta controvierte. No en vano el año pasado fue nominado como 'tuitero revelación' en los premios Twitter Colombia, y se precia de tener buena comunicación con sus 127.000 seguidores.