El pasado miércoles, el gobernador Moreno Valle en un encuentro con reporteros, habló del caso de los 400 policías que arrebató al municipio.
En esa confrontación con la prensa, el mandatario dijo que si el alcalde quería mantener las fuerzas policíacas, que él no tenía ningún inconveniente, siempre y cuando él los pagara.
En ese mismo discurso, el gobernador justificó su decisión diciendo que esos elementos los necesita el estado, y que el municipio cuenta con suficientes recursos federales para mantener su propia Policía, como los provenientes del Subsemun.
Textualmente, el gobernador externó lo siguiente:
“Seguiremos coordinando con Eduardo Rivera, con los policías municipales que él tenga, yo creo que él podrá hacer inversión con los recursos que tiene, tanto de participaciones del ramo 33 más el Subsemun para poder tener su Policía y estaremos en plena coordinación, como lo hemos hecho con Eduardo Rivera, con Amadeo Lara, para poder seguir manteniendo a Puebla como una ciudad segura.”
Evidentemente, Moreno Valle ignora que esos recursos —los del Subsemun— vienen perfectamente etiquetados, y que no pueden ser utilizados para el pago de nómina.
Son tres los rubros que contempla este subsidio federal: Infraestructura, equipamiento y profesionalización.
De acuerdo al reglamento de operación del Subsemun, está estrictamente prohibido utilizar estos recursos para el pago de nóminas.
Incluso, existen antecedentes, de otros municipios que pagaron nóminas a policías, lo cual provocó que fueran suspendidos estos fondos.
Desafortunadamente, nadie le explicó al gobernador de estos detalles, por lo que quedaron en evidencia sus conocimientos en la materia.
Hay que recordar que técnicamente, el conflicto está centrado en el pago de los 400 policías.
Si partimos de esa base, y que el gobernador aseguró que los recursos que recibe actualmente el municipio son suficientes para pagar a esos elementos, pues concluimos que no tendía conocimiento que los fondos del Subsemun no pueden ser utilizados para este fin específico.
Si bien es cierto, la capital poblana cuenta con importantes recursos adicionales, también lo es el hecho de que estos solo se pueden utilizar para mejorar la infraestructura, el equipamiento y la capacitación de los efectivos policíacos.
Cuando estos fondos se entregan a los elementos de seguridad, es a través de compensaciones, premios y bonos especiales, pero nunca como pago de nómina.
Lo anterior demuestra que hasta los gobernadores necesitan de asesores eficientes, que les eviten caer en estas pifias, aunque tratándose de un gobernador que ya fue secretario de finanzas, el desconocimiento es simplemente inaceptable.

El legislativo pone el ejemplo
Aunque los diputados se han convertido en el centro de la crítica política local, debo reconocer que esta vez, pusieron el primer ejemplo en materia de transparencia.
Esta muestra contrasta con la opacidad del Ejecutivo, que se ha cansado de evadir su responsabilidad en materia de rendición de cuentas.
Lo hecho por los diputados locales, es un avance importante, y merece ser tomado como un ejemplo a seguir.
Más allá de las diferencias entre partidos, los diputados lograron lo que parecía muy difícil de alcanzar: abrir los números del Congreso del Estado.
Bien por Aréchiga y por todos los líderes de las fracciones parlamentarias.
Ojalá y así fuera siempre.