Han transcurrido cinco años del gobierno de Felipe Calderón Hinojosa. A once meses de que concluya su administración pueden ser muchas las percepciones que se tengan con respecto a su trabajo por parte de los ciudadanos; sin embargo, no hay mejor termómetro en un país que el estado financiero de los bolsillos de los mexicanos.
La Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico dio a conocer que en México aumentó la desigualdad, pero el presidente Calderón salió a aclarar que pese a ser verídicos los datos proporcionados por la OCDE, esto sucedió durante finales de la década de los ochenta y noventa, deslindándose categóricamente de las consecuencias de la crisis económica.
Sin embargo, lo que Felipe Calderón no ha explicado es el innegable incremento en el número de pobres en el país; es decir, no hay desigualdad en México por que actualmente todos somos pobres.
Datos del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval) indican que en los primeros cuatro años de este sexenio (de 2007 a 2010), el número de personas que no tenían el ingreso suficiente para cubrir el costo de la canasta mínima alimentaria se incrementó de 14.7 millones a 21.2 millones, según publicó ayer el periódico nacional La Razón.
Durante el sexenio calderonista —bueno, en tres años de su gobierno— 7 millones de personas que se suman a las más de 14 millones que ya existían, no tienen recursos para comprar lo mínimo indispensable para comer. Hablamos de tortillas, frijoles, huevo y leche.
¿Esto no tienen que ver con la desigualdad? ¿Acaso el presidente de México no ha pensado en que casi una cuarta parte de los habitantes de este país apenas y tienen para comer?
El problema no son las crisis económicas de antaño, sino la falta de capacidad para gobernar de los llamados gobiernos de alternancia que después de once años no han podido mejorar las condiciones de los ciudadanos, pese al sinnúmero de promesas hechas durante sus campañas.
Es evidente que Felipe Calderón Hinojosa se dedicará este ultimo año a desmentir cifras que sus propios órganos de gobierno establecen como oficiales. Su trabajo a partir de hoy consistirá en hacer todo lo posible para que el Partido Acción Nacional no pierda el poder en el 2012, por eso el incremento en el número de spots en radio y televisión que promocionan sus programas sociales.
Sin embargo nada que podamos ver, oír o leer en los medios de comunicación se acerca más a la realidad que nuestros propios bolsillos. Usted juzgue.