Así podríamos catalogar la importante victoria que el Puebla de La Franja obtuvo el sábado pasado en Tuxtla Gutiérrez, Chiapas, frente a los Jaguares al son de 1-0 con un golazo de DaMarcus Beasley.
Bien, dicen que a veces es necesario ganar como sea y me queda claro que en esta ocasión fue el caso, pues La Franja venía arrastrando un sinfín de problemas tanto administrativos como deportivos, afortunadamente durante la semana la directiva encontró la forma de pagarles a los jugadores su sueldo atrasado y eso de alguna manera influyó para que la motivación regresara y pudieran dar un buen partido que no estuvo exento de sustos y problemas pues gracias a las ganas y pundonor mostrado junto con una soberbia actuación del arquero Alexandro “Mostro” Álvarez pudieron dar el primer golpe en el torneo, golpe que reconforta y brinda tranquilidad para preparar el próximo partido frente a los complicadísimos Xolos de Tijuana, quienes apenas ayer perdieron el invicto después de varios meses de no caer bajo el mando del “Turco” Mohamed, sin duda el futbol da muchas vueltas y ahora esta rueda de la fortuna pone a La Franja ante la gran posibilidad de llegar a 7 puntos y superar en dos la cosecha del torneo anterior, donde después de cinco jornadas la escuadra contaba con 5 puntos.
Esta victoria le dará al director técnico Juan Carlos Osorio, la posibilidad de trabajar con más calma y preparar un planteamiento adecuado para poder derrotar a los fronterizos y de esa forma iniciar el camino sólido para lograr el objetivo primario que no es otro que clasificar a la Liguilla.
Al parecer lo peor para La Franja ya pasó, pues si la directiva logra estabilizar los dineros para poder terminar la temporada al corriente en los pagos, eso sin duda repercutirá en que los jugadores y cuerpo técnico no tengan otra distracción más que la de trabajar adecuadamente y lograr buenos resultados, ojalá y así sea.

Lobos BUAP, sin puntería
Los que a pesar de dar un buen partido y generar buenas opciones de gol no pudieron ganar fueron los universitarios que cayeron al son de 2-1 con el equipo de Mérida ayer por la tarde en el estadio Cuauhtémoc, un partido en el que además de la falta de puntería tuvo mucho que ver la actuación del arbitro quien de manera indebida anuló el gol de Lobos que les daba la ventaja de 2 a 1 ya en el segundo tiempo, y después en una jugada similar y casi idéntica, dio por bueno el gol del Mérida con lo que inclinó la balanza a favor de los sureños.
A pesar de lo anterior, me queda claro que los licántropos tendrán que trabajar a marchas forzadas durante esta semana, pues ahora viene una de las visitas más complicadas del torneo, que es a León, donde la fiera es intratable, algunos ajustes tendrá que hacer Poblete sobre todo en su cuadro bajo, pues después de un gran inicio con dos victorias el equipo ha venido a menos y ya acumula dos descalabros seguidos, lo cual pone la luz en amarillo para corregir a tiempo y evitar otro traspié, además de que será importante regresar con un resultado positivo para el primer partido como locales en su nueva y bonita casa el estadio Olímpico Universitario.
Nosotros, como siempre, seguiremos en línea.
Hasta la próxima.