La derrota obtenida por el equipo camotero la tarde del Sábado, al son de 3 por 0 frente a los rayados del Monterrey, debe dejarnos claro que el equipo Puebla se encuentra en una etapa de transición y ordenamiento en la que nos encontraremos con victorias, empates y también algunas derrotas. A la fecha, con once puntos en el casillero de 24 disputados y tres partidos ganados, dos empatados y tres perdidos, nos muestra lo que le comentaba: el hecho de que tendremos de todo en este torneo, donde el objetivo principal es y seguirá siendo alejarse lo mas posible de la zona caliente del descenso, donde actualmente, a 14 puntos del Querétaro, podemos afirmar que para este torneo si se mantiene el paso no habrá mayor problema. Sin embargo, es importante empezar a pensar en el próximo torneo, donde las cosas no estarán tan cómodas pues, como se prevé, equipos como San Luis, Atlas, Atlante y el que ascienda serán los rivales directos en este asunto.
Volviendo al tema, me parece que en Puebla somos un poco extremistas, y mire usted si no: se gana un partido y empezamos a hablar de clasificación y campeonato, se pierde otro y ya nos vemos jugando nuevamente el descenso. Cuando se gana, los jugadores y cuerpo técnico son los mejores del mundo, y cuando ocurre lo contrario son mas malos que el queso de puerco, y las criticas arrecian; por eso siempre he sido partidario de mantener en todos los órdenes de la vida el equilibrio, ese que es tan importante para lograr mantener los pies en la tierra y no volar, ni tampoco sentirse el peor del mundo.
Yo insisto en el hecho de darle el justo valor a lo que el equipo de La Franja viene realizando, y que no es otra cosa que luchar por enmendar el camino y lograr el equilibrio en sus líneas para lograr obtener los objetivos trazados a corto, mediano y largo plazo, esto, sin duda no será nada fácil pues a estas alturas del torneo prácticamente todos los equipos ya han alcanzado o están por lograr su mejor nivel, y eso sin duda complica el desarrollo de cada jornada y por lo mismo la obtención de victorias y buenos resultados cada vez se complica más.
Viene otra visita complicada el próximo fin de semana en León frente a la fiera, y me parece que será importante que el equipo de Lapuente se concentre al máximo para intentar obtener la victoria o, cuando menos, el empate, pues en caso de una nueva derrota la temporada se podría complicar después de un inicio esperanzador.

Lobos BUAP
Candil de su casa y obscuridad de la calle, aquí aplico el dicho al revés, y es que los universitarios lograron hasta este momento ganar sus cuatro compromisos jugados como local para obtener doce puntos, pero en los mismos compromisos como visitantes apenas lograron cosechar un punto de doce disputados, lo que los tiene en la tabla con trece puntos.
El viernes pasado, en Zapopan frente a los recién descendidos Estudiantes Tecos, cayeron nuevamente por un gol a cero, y aunque debemos reconocer que, a diferencia de otros partidos en patio ajeno, los Licántropos tuvieron opciones de gol y pudieron al menos empatar el cotejo, la realidad es que no se sumó y algo tendrá que hacer Nacho Rodríguez, pues durante las próximas tres semanas la escuadra sostendrá dos partidos en patio ajeno y, por si fuera poco, tendrán el descanso obligatorio, lo que obliga al equipo a cuando menos ganar uno de estos dos encuentros para mantener la posibilidad real de la clasificación. De entrada, el próximo fin de semana en Altamira, los de la UAP se juegan una carta, si no definitiva, sí muy importante en sus aspiraciones para el presente torneo.
Nosotros veremos y diremos.
Hasta la próxima.