Si a alguien le quedaba alguna duda sobre el papel que hoy juega Rafael Moreno Valle en medio del escándalo de la detención de Elba Esther Gordillo, la columna “Templo Mayor” del periódico Reforma describe a la perfección el nuevo rol del gobernador poblano.
Este es el texto que describe al Señor de los Cerros en la tarde de la detención de su madrina política.

Tras la obligada y elocuente cita, es evidente que el suspirante presidencial se convirtió en el hazmerreír de la prensa nacional, ya que la columna de Reforma es sólo un botón de muestra, ya que sería imposible retomar lo que se ha escrito sobre el habitante de Casa Puebla en los medios de la capital.
Es evidente que los millones y millones gastados en la promoción de la imagen morenovallista no sirven de nada en el momento de un escándalo como el de la detención de la Gordillo, sobre todo cuando la cabeza de la maestra representa un suculento manjar para las plumas más cotizadas del país.
La crisis de Moreno Valle es mucho más grave de lo que muchos se imaginan, porque mientras Elba Esther es refundida en el penal, su pupilo será un blanco obligado cuando se vayan conociendo las rutas del dinero investigado por la unidad de delitos financieros de la Secretaría de Hacienda.
Seguramente, columnas como la de “Templo Mayor” seguirán repitiéndole por la simple y sencilla razón de que se trata del hijo político más avanzado y visible de la villana favorita del naciente sexenio.
No más, ni menos.

Pablito está que echa humo
Lo leía y no lo creía. Pablito Rodríguez Regordosa escribió en su cuenta de Twitter el mensaje más desafortunado que haya leído de un político local.
El tuit del titular de la Secretaría del Trabajo y Productividad generó el hashtag #twitteocomoPablito, convirtiendo al funcionario morenovallista en la burla de las redes sociales durante la tarde y la noche de ayer.
Sin más palabras, lo muestro para que el lector lo juzgue.

Y así quiere ser nuestro alcalde.