El gobernador Rafael Moreno Valle minimizó la creciente ola delictiva que azota a la ciudad. En entrevista con un reducido grupo de medios radiofónicos aseguró que el asesinato de un cuentahabiente de Banamex, al resistirse a un asalto el pasado martes, es sólo un “incidente” que se presentó y pidió no “sacar de proporción” el hecho.
El Señor de los Cerros miente al presumir que Puebla se mantiene como uno de los estados más seguros de la zona, en comparación con entidades como Veracruz, Morelos o Guerrero. Declaraciones que contrastan con las estadísticas del Sistema Nacional de Seguridad Pública.
Puebla cerró el año 2012 como la sexta entidad con el mayor número de robos con violencia en todo el país, de acuerdo con el informe de incidencia delictiva del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SNSP), dado a conocer el pasado 18 de febrero. Este delito estuvo focalizado en la capital poblana, según el estudio realizado por el Consejo Ciudadano para Seguridad Pública y Justicia Penal.
Incluso, en los primeros cuatro meses de este año los robos con violencia se incrementaron 17 por ciento. Con ello, Puebla se convirtió en el tercer estado del país donde más robos con violencia se realizan.
El Sistema Nacional de Seguridad Pública (SNSP) registró, en los dos primeros meses de 2013, que en la entidad hubo 45 robos violentos a negocios diariamente, en donde se registra uno de los mayores repuntes, ya que el registro pasó de 166 casos en el año pasado a 337 casos para este año, lo que significa que las denuncias se duplicaron en tan sólo un año. Tan sólo entre enero y febrero de 2013 hubo un incremento de 17.6 por ciento con respecto al primer bimestre de 2012.
Incluso, el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP) dio a conocer, en su último reporte, que de cada 100 delitos del fuero común en el estado de Puebla, 54 se cometen en la capital.
Las colonias que reportaron mayor incidencia delictiva durante el año pasado fueron el Centro Histórico, San Manuel, Bosques de San Sebastián, Santiago, Manuel Rivera Anaya, La Paz, el barrio de Santiago, El Carmen, el fraccionamiento Héroes, Loma Linda, Prados Agua Azul y San Baltazar Campeche, y poco se ha hecho para garantizar mayor seguridad.
Estas cifras tienen sustento en la carencia de un plan operativo para prevenir la comisión de delitos del orden común, los que más afectan a la ciudadanía.  
No hay una política pública para evaluar las acciones policiales, medir resultados y corregir o continuar, según se requiera.
En la capital poblana hay un millón 539 mil 819 habitantes aproximadamente (según datos del INEGI), y sólo cerca de mil 400 elementos para atender a la ciudadanía, lo que nos da 91 policías por cada 100 mil habitantes, y el SNSP recomienda 125 por cada 100 mil habitantes.
El tiempo de respuesta ante una llamada de emergencia de la Policía Municipal de Puebla es de 30 a 45 minutos actualmente. Sólo en 9 de las 17 juntas auxiliares de Puebla hay personal de la Policía Municipal de Puebla.
Estas son las cifras de la inseguridad que impera en Puebla. Todos los ciudadanos las padecemos, claro que para quien se traslada en helicóptero y tiene a su disposición escoltas, la ola delictiva está lejos de alcanzarlo.