La semana pasada le comentaba sobre la posibilidad de que el equipo de San Luis viniera a jugar a Puebla y de esa manera contar en el Cuauhtémoc con dos equipos de Primera División, ocho días después y ya con la junta de presidentes realizada las posibilidades se mantienen vivas aunque con menores posibilidades; a la posibilidad de Puebla se habían sumado, como sabíamos, Veracruz y ahora surge la seria posibilidad de Chiapas y quizás hasta el tema de los Lobos de la UAP. Hasta donde pudimos saber resulta que la franquicia fue ofrecida a la UAP para que jugara en el bonito estadio Universitario y mandar la franquicia de la Liga de Ascenso a algún otro destino, incluido el mismo San Luis, al parecer la situación se complicó cuando el rector Alfonso Esparza Ortiz les advirtió que la universidad estaría en condiciones de facilitar el nombre, el estadio y las canchas de entrenamiento con toda la infraestructura deportiva con la que se cuenta en la máxima casa de estudios, pero que no estarían en condiciones de aportar dinero ni para la operación ni para las contrataciones del equipo, pues la universidad con todo y lo importante que es el futbol profesional tiene otras prioridades educativas que le impiden meter dinero en otros rubros, es decir, que sería un esquema parecido al que tienen los Tigres de la UANL con Cemex en Monterrey, y al parecer ahí fue donde se atoraron las negociaciones.
Por otro lado, al parecer los que levantaron la mano fueron los chiapanecos, quienes recientemente se quedaron sin franquicia en el máximo circuito al ser ésta vendida a Querétaro, según me dicen, el gobierno de ese estado estaría dispuesto a aportar parte del dinero que se necesita para la operación del equipo, y en conjunto con la directiva —encabezada por Carlos Hugo López Chargoy— mantener al equipo de una manera competitiva en la Primera División.
Así es que hasta el momento lo único que podemos asegurar es que el gran perdedor en esta feria de franquicias es el estado de San Luis Potosí quienes en definitiva no contarán con equipo del máximo circuito para el próximo año.
Es muy posible que entre hoy y mañana se esté dando el anuncio oficial de donde será la sede de los otrora Reales, quienes pasaron por la Primera División con más pena que gloria.

El Puebla sigue trabajando
Las cosas en La Franja se están moviendo, y qué bueno porque no pasa un día en el que no nos enteremos que si viene fulano o zutano o merengano, y aunque de manera oficial sólo se sabe que Alustiza firmó por dos años más y que la directiva compró el 50 por ciento de su carta y que Jesús Chávez y Diego de Buen pasaron a ser propiedad del Puebla, lo demás se ha manejado de manera extraoficial, aunque lo que parece un hecho es el regreso de Villalpando a la portería camotera, previa (según dicen) una disculpa publica a la afición poblana por los desplantes que tuvo hacia la hinchada camotera en los partidos previos que disputó con su antiguo equipo el Atlante, cuando enfrentó a los de la Angelópolis, lo importante para él será que en realidad venga a aportar y a sumarse de una manera integral a la escuadra y que sus actuaciones le den puntos al equipo, desde mi punto de vista ésa será la mejor disculpa que el arquero le puede ofrecer a los poblanos.
El caso de Sergio “Cherokee” Pérez es especial pues después de estar unos días en la ciudad se pensó que todo estaría arreglado, sin embargo al parecer los derechos de su carta han complicado las negociaciones y todo indica que en caso de no quedarse en Chivas seria transferido al Querétaro.
DaMarcus Beasley sigue en veremos, según me dicen, el norteamericano ha bajado sus pretensiones pero aún no se llega a un acuerdo satisfactorio aunque las negociaciones siguen su curso.
El inicio del torneo está programado para el 19 de julio, por lo que urge ponerse a trabajar para que el equipo llegue en buena forma al inicio de certamen, se prevé una pretemporada en playa y posteriormente una gira por los Estados Unidos, en especial por el rumbo de California, donde la escuadra estará realizando sus partidos de preparación.
Nosotros, como siempre, seguiremos en línea.
Hasta la próxima.