Quienes andan tirados en la hamaca son los candidatos a diputados de ambas coaliciones por los siete distritos de la capital. Todos están montados en las figuras de Agüera y Gali.
Estamos prácticamente en la mitad del proceso electoral y el proselitismo de los susodichos pasa desapercibido; sus propuestas, si es que han hecho, no han impregnado en el electorado.
Además, los suspirantes de las coaliciones 5 de Mayo y Puebla Unida no han sido capaces de fortalecer las campañas de los abanderados a la alcaldía.
Están esperanzados en que los votos que obtengan Tony Gali y Enrique Agüera los catapulten hacia el recinto legislativo.
Ninguno de los candidatos ha sido capaz de organizar y arropar, en sus distritos, a los abanderados a la alcaldía. Gran parte de los eventos son organizados por los equipos de campaña de Gali y Agüera, y éstos, los candidatos a diputados, aprovechan para placearse y presumir que conocen su demarcación a la perfección.
Hagamos un recorrido rápido por los candidatos a diputados.
Por el distrito 10, la excontralora Patricia Leal se enfrenta a Claudia Hernández, exdiputada local y exdirigente del PRI municipal.
En el distrito 11, el exsecretario de Gobernación municipal, Pablo Montiel, tiene como rival a Alberto Sánchez Barranco, dirigente del Movimiento Territorial. El trabajo de ambos en estas primeras cuatro semanas ha sido gris.
Quizás el distrito que hace un poco de ruido en el proceso electoral es el 12, pues Sandra Montalvo quiere un debate con Susana Riestra.
Pero los que de plano ni figuran en campaña son los suspirantes por el distrito 13, Franco Rodríguez, exdirigente del Consejo Coordinador Empresarial, y Bárbara Ganime, exdiputada local. Lo único que han hecho es pintar un par de bardas.
La puja por el distrito 14 la protagonizan Pablo Rodríguez Regordosa y Héctor Sulaimán Safi; el primero tiene fincadas sus esperanzas de llegar al Congreso con el arribo de Audi a Puebla. En tanto, el priista no ha conectado ni un jab para que despunte en su campaña.
En el distrito 15, Jorge Aguilar, quien tapizó —a principios de año— el sur de la ciudad con su foto, enfrenta al exrector de la UAP José Doger, quien no ha figurado en este proceso electoral, salvo en una que otra intervención radiofónica.
Y por último, el perredista morenovallista Julián Rendón y el exdiputado local Víctor Manuel Giorgana diputan el distrito 16. A estos candidatos sólo se les ve cuando Gali y Agüera acuden a sus distritos.
Hasta aquí la radiografía de los contendientes a diputados por la capital.
Su apatía es latente. Y sus campañas se ahogan conforme pasan los días.
Estamos a un mes de concluir el proceso y, como pintan las cosas, éstos continuarán en el mismo tenor.
Sin duda, éstos son los candidatos a diputados más grises de la historia política de Puebla.
Y para acabar de redondear, los suspirantes de la zona metropolitana van por el mismo tenor. Nadan de muertito y se cuelgan de la imagen de los candidatos a presidentes municipales.