Vaya vacilada la del líder nacional del panismo, Gustavo Madero Muñoz, quien anunció que tenía un cañonazo en contra del candidato de la coalición 5 de Mayo, Enrique Agüera Ibáñez.
Por tratarse del presidente del CEN blanquiazul, muchos compañeros de la prensa pensaron se trataba de una verdadera bomba, ya que los hizo creer que tenía una grabación exclusiva donde Enrique Agüera aceptaba que desde la Presidencia le habían anunciado que iba a ganar.
En esa lógica, Madero presentó los 30 segundos de la grabación donde se escucha al candidato decir: “me dijeron de arriba que yo voy a ganar”, esa frase —para Madero Muñoz— era la prueba irrefutable de la intervención del presidente Peña Nieto.
Para su mala fortuna, horas después se revertió la percepción, ya que el audio fue sacado de contexto y el líder nacional al parecer fue timado por los panistas poblanos y los empresarios azules.
Ayer, Enrique Agüera reconoció que lo dijo pero la frase completa era: “de arriba me dijeron que voy a ganar, las encuestas que tiene el CEN de mi partido dicen que tengo ventaja”.
Sucede que la frase sí se dijo, pero no fue entre priistas, sino en un encuentro de Enrique Agüera con los miembros del Centro Empresarial de Puebla (Coparmex), que encabeza Carlos Montiel Solana, hermano de Pablito, quien es candidato a diputado local por el distrito 11 por Puebla Unida.
El encuentro fue cerrado a los medios, ya que los organismos empresariales, salvo el COE y la Canirac, que no tuvieron objeción en transparentar las reuniones con los candidatos, en el caso de los llamados organismos azules, muestran hermetismo.
Así qué no hay más, fue el propio organismo el que entregó la grabación a Madero asegurándole que era una prueba contundente de la intervencion del gobierno federal en las campañas de Puebla, aunque en realidad lo único que le dieron fue un boleto gratuito para hacer un tremendo oso el sábado pasado.
Lo grave para la Coparmex, con la entrega de esta grabación para golpear a Enrique Agüera, es que perdió la poca credibilidad que le quedaba, por lo que no tienen la calidad moral para intervenir ni en la organización de debates entre candidatos ni serán confiables los observadores electorales que este organismo empresarial registre.
Así las cosas, la eterna doble moral de la Coparmex me lleva a pensar que no sólo actuará con total parcialidad, sino que operará en favor del panismo siguiendo su tradición derechista.
Y aunque intenten negarlo, las huellas de quienes filtraron la grabación los exhiben, aunque esta vez les salió el tiro por la culata.