La expresión "Se lo llevaron a hombros" va a la par con la columna anterior, "Salir en Hombros", pero hace referencia a otras situaciones, se utiliza cuando a algún amigo se le pasan las copas y tiene que ser "llevado a hombros". Recuerdo hace unos años, con motivo de la develación de una placa en la plaza La Taurina de Huamantla, el maestro Jesús Córdoba fue invitado de lujo, pues su nombre aparece en la placa y él fue el encargado de develarla. 
Para ello, se quedó a pasar unos días de feria en esa población, hoy Pueblo Mágico, para atenderlo; amenas tertulias se sucedían noche a noche hasta el amanecer. Y de una de ellas, que tuvimos que encomendarle en "manos y brazos" de los parroquianos, sus anfitriones, estando entre ellos "El Pana", le dejamos ya muy cerca de la madrugada. 
Otro día, después, momentos antes de iniciar la corrida de feria, le encontramos, y saludándole, al preguntarle cómo había terminado la reunión, sonriendo, respondió: ¡Como en los tiempos de figura! ¡Me llevaron en hombros hasta el hotel! 
Aunque en estos días ocurren también excesos y actos fuera de control. Tal como se ve en las fotos, a Alejandro Talavante literalmente "se lo llevaron a hombros". La expresión también se utiliza cuando algún sujeto tiene problemas con la justicia o deudas y ocurre entonces que se sabe y dice: ¡Qué se lo llevaron a hombro… de la policía!
Lo verdaderamente importante es que esto de que se los "lleven a hombros" y en "olor a multitud", no se utilicen costaleros pagados, paleros o monosabios miseramente asalariados.
Caso contrario, lleno de gloria el de José Antonio Morante, el de la Puebla del Río, de la plaza de Córdoba, la tierra de los califas y por la puerta que lleva ese nombre llevado a hombros por la enloquecida afición ha salido después de cortarle las dos orejas a su primero y las dos y el rabo a su segundo, ambos de las dehesas de don Juan Pedro Domecq, salida triunfal en medio de la euforia de una tarde cumbre del inspirado patilludo. 
Esto de que se los lleven en volandas viene a colación en el caso de los toreros triunfadores, que lo son no solamente en la plaza, frente a los cornupetas, sino también en la vida, como el caso del “Faraón de Texcoco”, el gran Silverio Pérez, quien al término de su tercer periodo como Presidente Municipal – lo fue tres veces y una diputado federal de su natal y querido Texcoco fue llevado a hombros del recinto del Palacio Municipal a su casa de Pentecostés y esto lo comentamos muy intencionadamente y de manera premonitoria por lo que pronto puede ocurrir en Apizaco, donde otro triunfador, en los toros y en la vida: el matador Rafael Ortega, se coloca, ya en la Pole Posición, para la alcaldía de esa taurina población. 
Y ya montados en el tema de los autos de F-1, muy emotiva resulta la foto del piloto Nico Rosberg, llevado a hombros al término del G.P. del principado de Mónaco. Vamos a ver si el mismo Nico sale aupado en Montreal este domingo. 
 
 Alejandro Talavante literalmente "sacado a hombros".
 
Talavante en volandas de la puerta de Las Ventas.
 
NICO ROSBERG "A HOMBROS" EN MONACO.