Después de una pretemporada llena de complicaciones en la que no faltaron los problemas de pantalón largo con respecto a la permanencia de Lapuente en el banquillo camotero, llegó el inicio del torneo con muchas dudas, tantas, que nadie sabía qué esperar del rendimiento del equipo.
Por si fuera poco, la ausencia de jugadores importantes como DaMarcus Beasley, Michael Orozco y el quinto extranjero, quienes se estarán incorporando por ahí de la jornada número cuatro, ponía un escenario francamente desolador para su partido frente a los Pumas de la UNAM; sin embargo, y aunque se inició perdiendo el partido hasta el minuto 89, en el que se dio el empate a uno, me parece que en el desarrollo del partido el Puebla mostró una cara llena de coraje en donde jamás se dieron por vencidos y lucharon hasta el final por obtener el resultado, lo cual sin duda deja un ala de esperanza de que el torneo alcanzará para algo más que únicamente salvarse del descenso; no será fácil, créamelo, y no lo será porque la lucha por permanecer en el máximo circuito será cruenta, nadie quiere perder su lugar en Primera División y, sea como sea, todos con base en sus recursos se armaron hasta donde pudieron, y ya lo vimos el fin de semana pasado; equipos como Veracruz, Chiapas, Atlante y Puebla lucharán hasta el final por lograr el objetivo.
Lo más importante del partido de ayer contra Pumas fue sin duda el hambre y las ganas que los muchachos mostraron durante los 93 minutos, argumentos que no se habían observado durante toda la pretemporada y que a mí parecer se recuperaron en el momento apropiado, sin embargo, la pesadilla apenas empieza, y es que el calendario está por demás complicado y para abrir boca el próximo sábado en el Tecnológico frente a un Monterrey que viene herido y que deseará iniciar su torneo como local ganando; después se recibirá al siempre complicado Santos de Torreón para después viajar al sureste del país para enfrentar a los nuevos Jaguares, quienes por ahora ocupan el “farol rojo” en el tema porcentual, son nueve puntos por venir donde se jugaran seis en patio ajeno, por lo que después de 12 puntos disputados, creo yo, vamos a poder dar un diagnóstico más certero de lo que será La Franja en este torneo, por lo pronto y bajo las circunstancias en las que se jugó el partido frente a Pumas, el punto no fue tan malo y le da aire a Manuel Lapuente y su cuerpo técnico. Veremos.
 
Lobos BUAP
Los que iniciaron el torneo como locales con un triunfo fueron los universitarios, quienes, estrenando prácticamente a 90 por ciento de su plantel y cuerpo técnico, fueron capaces de vencer por la mínima diferencia a los Cañeros del Zacatepec, en un partido en el que sobresalió el veterano Cuauhtémoc Blanco, quien, además de anotar el gol de la victoria por la vía del penal, contribuyó de manera activa en el funcionamiento del equipo. “El Temo” sigue siendo el referente en el equipo en el que juegue, todo el futbol pasa por sus pies y sigue siendo el más inteligente de todos dentro del rectángulo verde.
A estos Lobos BUAP les falta aún trabajo de cancha, mismo que se obtendrá con el paso de los partidos y los entrenamientos, por lo que será muy importante que se sigan dando los buenos resultados en lo que el funcionamiento es el óptimo, por lo pronto viajarán a Aguascalientes para enfrentar al poderoso Necaxa.
Nosotros, como siempre, seguiremos en línea.
Hasta la próxima.