Aunque muy pocos lo saben, si alguien ganó es el actual secretario de Desarrollo Urbano y Ecología de Puebla, Julio Lorenzini. Pero, ¿quién es Lorenzini? 
Lorenzini es un personaje que siempre se ha ganado su lugar a base de arrastrarse. Previo al proceso electoral de 2010, Lorenzini buscó cobijo en las filas del mejor postor.
El mejor postor resultó ser el hoy gobernador Rafael Moreno Valle, quien cobijó a Lorenzini para que fuera candidato a diputado por San Pedro Cholula. Lorenzini llegó a la Legislatura local como diputado por San Pedro Cholula pero, fiel a su estirpe, no tardó en dejar su diputación y se convirtió en candidato a un puesto de elección popular federal.
En 2012, Julio Lorenzini se convirtió en candidato a diputado federal por Cholula y, pese a que fueron documentados sus excesos, el hoy gobernador lo perdonó y lo convirtió en candidato a diputado federal por San Pedro Cholula; pese a ser arrasado, Moreno Valle le dio el perdón y lo convirtió en secretario de Desarrollo Urbano y Ecología a nivel estatal, puesto que en su vida hubiera soñado.
Y es que no es que Lorenzini sea un inepto, sino que, como dice Ortega y Gasset, es el hombre y sus circunstancias, y es que el exdiputado federal y hoy funcionario estatal goza de la impunidad que le dan los hechos. Pese a que Lorenzini no mueve ni el pétalo de una rosa, sus decisiones —equivocadas en 90 por ciento de los casos— han sido ratificadas a nivel estatal, lo que confirma el dicho de que “el que paga manda”.
Hoy Lorenzini despacha en una dependencia que no merece. Quienes conocen su trayectoria saben por qué lo afirmo, y es que no alcanza a comprender la diferencia que hay entre una A y una Z.
Lorenzini es un apestado y un personaje sin luz ni sombra propia, alguien que está destinado a desaparecer cualquiera que sea su precio y su rumbo.