El tercer informe de gobierno se convirtió en una plataforma para el proselitismo personal del gobernador Rafael Moreno Valle. Ante los 21 gobernadores del país, dirigentes nacionales de partidos políticos aliados, líderes del Senado y del Congreso federal, el mandatario estatal se desvivió por presumir las acciones realizadas en sus primeros tres años de gobierno.
Sin embargo, en el acto de rendición de cuentas no profundizó en los temas locales ni se dieron explicaciones sobre temas polémicos como la cuestionada autonomía de los órganos electorales y de transparencia, ni el crecimiento de la pobreza en Puebla de acuerdo con las cifras del Coneval. Lo que, según el gobernador, es consecuencia de la dispersión poblacional.
Moreno Valle aprovechó su tercer informe de gobierno para realizar lo que llamó un recuento de las acciones de los primeros tres años de su gobierno. Del último año de gobierno destacó algunas acciones como la construcción de 20 Centros Integradores de Servicios, y en el tema de salud resaltó la construcción del Hospital de la Mujer en Tehuacán y los hospitales generales de Teziutlán, Cholula y Acatlán; así como la realización del Tianguis Turístico 2013.
De esta forma, el tercer informe se convirtió en un acto de lucimiento personal.
 
¿Viraje priista?
Hay muestra de un viraje de las relaciones del priismo nacional con el morenovallismo. Ayer su dirigente nacional, César Camacho, decidió no acudir al tercer informe del gobernador Rafael Moreno Valle; en su lugar designó como su representante personal al poblano Guillermo Deloya Cobián, presidente nacional del Instituto de Capacitación y Desarrollo Político (Icadep).
Deloya Cobián goza de la confianza y amistad del mexiquense, de ahí que su presencia en el informe de gobierno haya despertado toda clase de comentarios, sobre todo porque existe la posibilidad de que Deloya Cobián se convierta en el próximo dirigente estatal del priismo poblano.
Deloya Cobián se ha distinguido por impulsar un cambio a fondo en el priismo, sobre todo en el poblano; de hecho, promueve la capacitación como una de las principales cartas de presentación de su partido político. Un ejemplo claro es la Escuela Nacional de Cuadros, de la que está por egresar la primera generación y ya se abrió la convocatoria para la segunda. 
Para la clase política local, e incluso la nacional, no pasó desapercibido el hecho de que el poblano haya acudido a este informe con la representación de César Camacho y del CEN, sobre todo cuando al informe del gobernador de Tlaxcala sí acudió su dirigente nacional.
Sin embargo, Deloya Cobián abandonó la sede del informe justo cuando iniciaba el evento, cuando estaban por entonar el himno nacional; el motivo es que el lugar designado para el CEN del PRI fue la cuarta fila, muy a la orilla, lo que se interpretó como un acto de descortesía hacia la dirigencia nacional del PRI, que encabeza César Camacho, y, por ende, para su representante.