Se acortaron los tiempos en el priismo poblano para elegir a su nueva dirigencia estatal. 
El liderazgo de Pablo Fernández del Campo está desgastado y hasta el momento ha mostrado su incapacidad para unificar los esfuerzos de los grupos tricolores que se encuentran dispersos por todo el territorio poblano.
Este escenario obligó al Comité Ejecutivo Nacional del PRI a tomar cartas sobre el asunto y acelerar el proceso para elegir al nuevo líder estatal.
Hasta el momento y salvo cambios de último momento, a partir de la segunda quincena del mes de febrero Alberto Jiménez Merino se convertirá en el nuevo dirigente estatal del priismo poblano.
Una de las ventajas que Jiménez Merino tiene es que no se le identifica con alguna tribu o grupo tricolor. Y tiene la capacidad para conjuntar los esfuerzos dispersos y, sobre todo, convertirse en factor de unidad partidista.
De haber alguna modificación de última hora, la segunda opción es Guillermo Deloya Cobián, actual presidente nacional del Instituto de Capacitación y Desarrollo Político (Icadep). Como tercera opción viable aparece el nombre de Rocío García Olmedo.
La exlegisladora local se perfila como la secretaria general del tricolor. Aunque en la terna aparecen la senadora Lucero Saldaña y la diputada federal Ana Isabel Allende Cano.
Incluso, en declaraciones a Jorge Castillo, reportero de Intolerancia Diario, el aún delegado de la Sagarpa, Alberto Jiménez Merino, aseguró que aún no recibe la propuesta oficial para dirigir al Partido Revolucionario Institucional (PRI) en el estado; sin embargo, dijo estar dispuesto como “soldado del priismo”.
Reconoció que el PRI pasa problemas y que está en estos momentos “disperso”, por lo que se debe retomar la unidad. Indicó desconocer de dónde salieron las versiones periodísticas que lo marcan como el próximo presidente del Comité Directivo Estatal del tricolor en Puebla, pero aceptó que le interesa el cargo.
 
Dudas que matan
Ayer, en su cuenta de tuiter ‏@rafamicalco, el diputado federal panista público un mensaje en contra del Gobierno Federal: “Las ‘decisiones’ de @EPN lastiman a los ciudadanos #NomásImpuestos pic.twitter.com/1BNWMLWlSc”.
El mensaje provoca dudas.
1. ¿Será un tuit de guerra del morenovallismo en contra del gobierno de Peña Nieto?
2. ¿Es una “cortina de humo” para desviar la atención de la guerra fraticida del panismo nacional ante la elección del dirigente nacional?