Afectados de la empresa Sitma se manifestaron frente a Casa Aguayo para exigir exactamente lo mismo que lo que pidieron después de que no pudieron retirar sus ahorros: su dinero.
Aprovecharon la coyuntura de la marcha del grupo Los de Abajo, conformada por comerciantes de Cholula y San Martín Texmelucan, para preguntar de qué forma los hermanos Tiro Moranchel les van a regresar los ahorros que les confiaron.
Alejandro Tapia, quien representa a los afectados de Sitma, cuyo propietario es Leonardo Tiro Moranchel, fue quien trató de obtener la entrevista para que en esta administración que cumplió tres años pudiera apersonarse para seguir teniendo la confianza de decenas de afectados que, de manera religiosa, se cooperan para sostenerlo, sin que por el momento se conozca cuánto dinero ha recibido por representar a los afectados y si en realidad le convenga que el conflicto se resuelva.
Muchos abogados que conocen el tema de los defraudados del grupo Sitma sostienen que lo de Leonardo Tiro Moranchel no fue fraude, que se trató de un caso civil que bien pudo resolverse con el embargo y después el remate de todos los valores de los Moranchel, esto por lo de Invergrup, y que el hecho de haber configurado el delito como fraude fue para otro tipo de intereses, que de alguna forma favoreció a la pasada administración gubernamental.
¿Cuántas personas, entre abogados, líderes, funcionarios, etcétera, se han enriquecido con el conflicto de Sitma e Invergrup, mientras que los afectados siguen a la espera de recuperar el dinero que invirtieron, pero no los intereses?
¿De qué le sirve al gobierno tener aseguradas propiedades con valor millonario, que sólo se están deteriorando, cuando se pueden vender y con esto pagar a todos los afectados?
Leonardo Tiro Moranchel, desde el Cereso de Tepexi de Rodríguez, además de informar que ha ganado algunos procesos en su contra, tiene el firme interés de pagar a todos los afectados, lo único que pide es vender sus propiedades para pagar, teniendo al mismo gobierno como arbitro.
¿Por qué no lo dejan?
 
Esta es una de las tantas cartas que Tiro Moranchel ha enviado desde el Cereso:
No son todos los que están 
“El Resultado de la Campaña Oscura que se arremetió en contra del grupo SITMA en el año del 2009, provocó que dejara de prestar servicio a miles de clientes, muchos de ellos no me denunciaron, pero están en espera de que se de cumplimiento a sus contratos, pero sin embargo este atropello dio como consocia un total de 47 procesos por el delito de fraude y tres procesos por el delito de captación de recursos, estos del orden federal.
”De estos procesos dos están en Atlixco, dos en Izucar de Matamoros, dos en Tehuacan, dos en el Estado de México, dos en León, uno en Jalisco, dos en Tlaxcala, dos en Huejotzingo y 29 en Puebla.
”En total de denunciantes son 4 mil 700 personas, de las cuales 3 mil 500 son consideradas con clientes verdaderos, mientras que mil 200 son clientes considerados como falsos, se llego a esa conclusión al comparar sus nombres en la base de datos del grupo SITMA.
”Además se descubrió otro grupo formado por familiares y abogados de los verdaderos clientes, además de otro grupo de clientes que tienen montos menores pero que al presentar su demanda aumentaron las sumas, estos últimos han sido quienes causaron los movimientos sociales —marchas, agresiones, etc,— provocando desconfianza con los verdaderos clientes y su único objetivo es cobrar las cantidades no que invirtieron sino que inventaron, además de lucran con este problema porque piden cooperación o cuotas a los verdaderos clientes.
”La autoridad debe de ser imparcial, pues por un lado no están los elementos de fraude y por otro lado tampoco y por otro lado se ha cumplido con los agraviados, por dicha razón no se ha podido dictar un auto de libertad y encauzar el problema por la vía civil pues habrá una reacción de la sociedad manipulada por los grupos antes mencionados, aunque los verdaderos afectados prefieren recuperar por la vía de la conciliación o por la vía civil.
”Todas las autoridades están en la mejor disposición de que se haga una exacta de la ley, pero son muy cautelosos por las relaciones sociales que dañan su imagen pública.
”Esta es la causa por la que no puede resolverse el problema, pero para acabar de complicar el asunto hubo personas que también optaron por denunciarme por el delito de captación, del orden federal, estas denuncias me hacen pensar que fueron hechas con dolo, pues en este tipo de delito son del grupo SITMA con el inversionista y aquí la agraviada es la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, pero el demandante no recupera nada”.
Hasta aquí la carta.
Nos vemos cuando nos veamos.