La constante violación de los derechos de los líderes sociales y opositores al gobierno morenovallista ha puesto a Puebla en el ojo del huracán.
Diferentes mediciones apuntan a que en Puebla hay un constante pisoteo a los derechos humanos, con la complicidad de la Comisión Estatal de Derechos Humanos, cuyo titular tiene nexos con el grupo en el poder.
Con el fallecimiento, en el Cereso de San Miguel, de un luchador social incansable como lo fue Delfino Flores Melga, de 90 años, el tema de los derechos humanos volvió a tomar fuerza.
Ya que la diputada federal Roxana Luna Porquillo denunció que la Comisión de los Derechos Humanos del Estado se negó a recibir una queja en contra de las autoridades estatales por la detención de Flores Melga.
La legisladora federal del PRD señaló que el “organismo autónomo” no aceptó la demanda de los familiares del activista, situación por la que se presentó ante la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH).
Una omisión que trajo graves consecuencias.
En contraparte, el Sistema Nacional de Alerta de la CNDH reporta que, en el caso del estado de Puebla, se presentaron violaciones a los derechos humanos en Acatlán, Tepeojuma y Atlixco, los casos de Acatlán y Tepeojuma en contra de autoridades estatales están en trámite.
El sistema nacional de alerta de violación a los derechos humanos registró a nivel nacional siete quejas en contra de autoridades por violaciones de derechos humanos en el rubro de agravios a periodistas y siete quejas en el rubro de defensores civiles de derechos humanos.
De acuerdo con el indicador de agravios en contra de defensores civiles de derechos humanos: Puebla (2), Durango (1), Sinaloa (1), Tabasco (1), Tamaulipas (1) y Yucatán (1).
Para el estado de Puebla estas violaciones se presentaron en Atlixco y Tepeojuma.
En el caso de Tepeojuma se presentó la queja en contra de dos instancias: la Procuraduría General de Justicia del estado de Puebla y la Secretaría de Seguridad Pública del estado de Puebla.
Los hechos violatorios fueron: “…efectuar una detención sin contar con la orden correspondiente, fuera de los casos de flagrancia. Imputar indebidamente hechos. Integrar la averiguación previa de manera irregular o deficiente. Omitir fundar el acto de autoridad. Omitir motivar el acto de autoridad”.
En el caso de Atlixco no fue posible determinar a un responsable.  
Además, se presentaron dos casos de violaciones a derechos humanos en Puebla por asuntos indígenas por acciones u omisiones a los derechos de las personas privadas de la libertad, se les omitió prestar atención médica y se prestó indebidamente el servicio público.
En la Dirección General de Atención al Migrante se presentaron dos violaciones a los derechos humanos en el estado de Puebla por acciones que transgreden los derechos de los migrantes y de sus familias.
El reporte señala también a la SEP de Puebla, la cuarta visitaduría de la CNDH levantó un expediente de oficio para omitir la prestación médica especial en caso de maternidad e infancia.
Sin duda, los derechos humanos una asignatura que exige mayor independencia del organismo garante de los derechos humanos en el estado de Puebla.