A la redacción de Intolerancia Diario acudió un grupo de agentes viales a denunciar las anomalías y la corrupción que imperan en la Dirección de Vialidad del estado, sus regiones y oficinas auxiliares en el interior del estado. 
Los actos de corrupción denunciados son.
1) Accidentes y estado de ebriedad: Cobro de infracciones por accidentes de tránsito o manejar en estado de ebriedad que van de los 5 mil 500 hasta los 15 mil pesos, dependiendo de cómo se deje “el cliente”, y esto se puede comprobar checando los ingresos y egresos de vehículos en los diferentes corralones o depósitos de vehículos en los libros y bitácoras de servicio de los mismos, y comprobar el monto de infracción que ha pagado cada vehículo si es que ha pagado. La razón es muy sencilla, la diferencia está en los bolsillos de los comandantes regionales, el jefe de peritos y el señor subdirector operativo, ya que los montos no son ingresados a la Secretaria de Finanzas, como lo marca la ley.
2) Detenciones y embargos: Si tienes una orden de embargo emitida por un juez para que la ejecute el personal de vialidad, tienes que pagar un monto que va de los mil 500 a los 3 mil pesos, si quieres que el vehículo sea detenido y puesto a disposición y si no chequen con los abogados y solicitantes de este servicio; esto se efectúa en las ocho regiones, oficinas auxiliares y el departamento jurídico de la Dirección de Vialidad.
3) Venta de refacciones y ordeña de gasolina: La venta de refacciones, ordeña de gasolina y cobro excesivos de los servicios de grúa y pisos en todos los corralones que prestan el servicio a Vialidad del estado, tanto en el interior como en la ciudad de Puebla, son por una razón, que los dueños de los corralones referidos tienen que completar el “entre” que le dan a los ocho jefes regionales y al subdirector operativo, Jaime Oropeza González, quienes “solapan” todos estos abusos e incluso que no se apeguen al tabulador oficial para el cobro de tarifas. De imprevisto hagan una supervisión de precios entre los diferentes corralones del estado y la ciudad capital.
4) Patrullas y motocicletas: Las patrullas y motocicletas adscritas a la Dirección de Vialidad recorren y en esos recorridos extorsionan conductores en todas las vialidades de jurisdicción estatal en la ciudad de Puebla, y casualmente el personal que tiene facultad para infraccionar se encuentra destacado en Puebla, es por esta razón que hacen paradero de vehículos en Periférico Ecológico, Forjadores, Recta a Cholula, Valsequillo, Africam, bulevar del Niño Poblano y Vía Atlixcáyotl; este personal se ve forzado a extorsionar conductores porque tiene que “entrarle” con el señor subdirector Jaime Oropeza González, y en caso de incumplir con la cuota diaria, que va desde 250 a los 500 pesos por unidad y cada unidad por turno, se corre el riesgo de que lo manden a uno a la policía estatal, un crucero pie-tierra o en el mejor de los casos al parque de educación vial. 
Al inicio del presente sexenio el comandante Oropeza fue destituido de la jefatura de circulación en la ciudad de Puebla y confinado a la población de Xochitlán de Vicente Suárez por sus prácticas corruptas y solicitar “entre” al personal.
Así se las gastan en Dirección de Vialidad del Estado. 
Urge se tomen cartas en el asunto.
Nadie por encima de la ley.