Parece una contradicción. Una barbaridad. Pero no lo es. Y no lo es porque en Puebla el organismo encargado de transparentar la información gubernamental raya en opacidad y en la sospecha.
El largo proceso para elegir al nuevo comisado de la CAIP ha dejado a su paso una serie de dudas y certezas de que el morenovallismo busca imponer a otro de sus alfiles para no perder el control absoluto de ese organismo, sobre todo ahora que se acerca a la recta final del actual gobierno estatal.
Los diputados locales —en su mayoría identificados con el grupo en el poder— han contribuido a darle largas y favorecer la opacidad del proceso de selección, que ayer concluyó con el proceso de registro de aspirantes para formar parte de la Comisión de Acceso a la Información Pública.
En un acto puramente mediático, el notario público Miguel Ángel Tejeda Ortega dio fe del cierre de la convocatoria para la elección de la comisionada o comisionado, porque sólo se dio de manera transparente el registro de Carolina Velázquez Tinoco y José Leonardo Corro Fernández; en tanto, los demás aspirantes se registraron en total sigilo, nunca fueron vistos ni se informó la hora en que se presentaron.
Pero al final del proceso resultaron ocho los inscritos: Carolina Velázquez Tinoco, María Monserrat Aguirre Barbosa, Alexandra Herrera Corona, Laura Elizabeth García González, Maria Gabriela Sierra Palacios, Graciela Miranda Blumenkron, Alexis Juárez Cao Romero y José Leonardo Corro Fernández.
Y dentro de este mar de sospechas se dio el registro de la actual comisionada de la CAIP, Alexandra Herrera Corona.
La exdirector del Registro Civil retrazó la convocatoria al anunciar su reelección, lo que obligó a diputados a recurrir a Tribunal Superior de Justicia (TSJ) y al despacho del abogado Ernesto Ramírez, para dirimir ese obstáculo. Al final, no se permitirá la reelección de Herrera Corona.
Sin embargo, dejaron abierta la posibilidad de que Herrera Corona continúe en el puesto, siempre y cuando renuncie a la CAIP.
El presidente de la Junta de Gobierno y Coordinación Política, Víctor Manuel Giorgana Jiménez, informó a los medios de comunicación que cubre la fuente del Congreso local que “ya se le informó a Herrera Corona que su petición de reelección no es procedente. En caso de que la comisionada decida participar en el proceso tendrá que separarse del cargo”.
Sin embargo, Herrera Corona hizo caso omiso a la declaración de Giorgana Jiménez y se inscribió, sin dejar el puesto que ocupa en la CAIP desde julio de este año, en sustitución de Blanca Lilia Ibarra Cadena.
Ya en voz de propio presidente de la Junta de Gobierno y Coordinación Política, Víctor Manuel Giorgana Jiménez, los legisladores se curaron en salud al rechazar que exista una simulación por parte de los diputados para abrir el proceso y designar para un nuevo periodo a Herrera Corona.
Veremos de qué cuero salen más correas. Y, sobre todo, si hubo o no simulación.