El diputado federal del PRI Filiberto Guevara González es el caballo de Troya de la causa electoral en su partido. Las versiones periodísticas que lo vinculan con el presidente del Partido Nueva Alianza, Gerardo Islas Maldonado, llegaron tarde. El entreguismo de este militante del tricolor ya había sido registrado entre sus correligionarios.
Un ejemplo de ello es el portazo con el que fue recibido en una reunión entre la cúpula de la estructura paralela del PRI, con la que cuenta el subsecretario de Sedesol, Juan Carlos Lastiri Quiroz, el 11 de noviembre en Izúcar de Matamoros. Y sin mayor miramiento.
Los convocantes a ese encuentro decidieron, desde que comenzó el trabajo de organización entre el staff, dedicado a trabajar con los liderazgos locales. Puesto en la mesa, el nombre de este legislador hizo que las cejas de varios de ellos se arquearan en señal reprobatoria.
Y tienen razón. Ya se había suscitado un encontronazo que casi termina a golpes entre el legislador y un correligionario suyo, Cutberto Cantorán, ahora en funciones de delegado del Consejo Nacional de Fomento Educativo, cuando el primero reclamó la falta de seriedad al segundo, por su forma de conducirse en la esfera pública.
La crónica del connato de pleito fue narrada en esta “Parabólica” el 12 de octubre. Casi hubo golpes, los jalones de ropa fueron públicos, en medio del zócalo de la ciudad de la Mixteca al medio día de un sábado como aquél, con una muchedumbre que esperaba escuchar a funcionarios federales.
Lo que no había trascendido fue le negativa que el legislador priista encontró cuando quiso ingresar a esa reunión a puerta cerrada. Ya todos en el recinto escogido para intercambiar opiniones entre los priistas de la región para futuras tomas de decisiones, el acceso le fue negado.
No fue agradable para este priista que ha motivado el elogio… de Islas Maldonado. 
Apenas la víspera, el dirigente había confirmado lo que ya era público: la coincidencia con Filiberto Guevara, el más avanzado promotor de la figura de quien ha crecido como nadie, en el gobierno en curso allá en la Mixteca.
Sólo la construcción de una insólita alianza entre Nueva Alianza y el Revolucionario Institucional pondrá a salvo de la “noche de los cuchillos largos” a este entreguista legislador que tiene los ojos y aspiraciones de crecimiento en dos proyectos.
El del propio dirigente del Panal, como ha sido documentado, y el del excandidato a gobernador por el PRI Javier López Zavala, tan obsequioso con el gobernador panista, Rafael Moreno Valle.