Al inicio de la semana que termina con la celebración de la aparición de la Virgen María en el Cerro del Tepeyac al indio Juan Diego, la “Parabólica” que usted tiene en sus manos documentó el árbol genealógico que Alberto Valencia Velasco tiene en la nómina de la Secretaría de Seguridad Pública del estado.
En total, los salarios de la parentela del encargado del despacho en la Subsecretaría de Administración y Control Policial de la dependencia de la que es responsable Facundo Rosas, el policía más cercano a Genaro García Luna, es de 201 mil 908 pesos mensuales.
Una familia cara al erario poblano, si al mes de diciembre se hace un corte de caja. Entre sobrinos, cuñados, cuñadas, concuños y nuero habrán obtenido alrededor de 2 millones 422 mil pesos, una cifra que otras familias en la estructura gubernamental (si es que las hay) podrían obtener sólo en sueños.
El contexto de la entrega de la columna narró la culminación de la historia de un amor que materializó el sueño del matrimonio en un lugar de privilegio en el bajío del país, como en los mejores tiempos de Producciones Disney.      
“Como historia color de rosa y su obligado final ‘fueron felices para siempre’ el sábado 6 a las cinco de la tarde consumaron su amor en la Hacienda San José Lavista, en San Miguel de Allende en Guanajuato, Lorena Valencia Garrido y Miguel Angel Guadarrama Sánchez.
”La novia es hija del encargado de despacho de la Subsecretaría de Administración y Control Policial de la Secretaría de Seguridad Pública, Alberto Valencia Velasco; el novio, el flamante subdirector de Imagen de la dependencia. Una prueba más de que el amor no tiene barreras”, escribió el reportero.
Lo que no se dijo entonces en el texto, porque el dato no estaba al alcance, es que el banquete servido para los comensales convidados al enlace de la feliz pareja estuvo a cargo de la empresa Cosmopolitana, SA de CV, la misma que ha sido expuesta al escrutinio por el monopolio de la prestación del servicio de alimentos a reos de los penales de Puebla y a los cuerpos policiacos, sin licitación alguna.
En abril de este año, el periodista Valentín Varillas, en su columna “La Tempestad”, reveló la forma de operar de la firma detrás de la cual está el exsecretario de Seguridad Pública con Felipe Calderón, el impresentable García Luna.
Y desde octubre de 2013, Reporte Índigo se ocupó del caso. En un trabajo de investigación periodística establece la mala alimentación a la que somete a los reos de las cárceles federales. 
De acuerdo con este trabajo divulgado el año pasado, “Mediante el oficio 00641/30.15/2646/2012 emitido por la SFP el 31 de mayo del 2012, que se publicó en el Diario Oficial de la Federación el día 8 de junio del 2012, se establece la advertencia del Gobierno Federal para que ninguna dependencia reciba propuesta o firme contrato sobre adquisición, arrendamiento o servicio con la citada entidad privada”.
La pregunta, como se planteó desde hace cinco días, es recurrente: ¿No sabía Facundo Rosas que su encargado de despacho en la Subsecretaría de Administración y Control Policial no sólo tiene a toda su parentela en la estructura policial, sino que además recibe presuntos favores de una empresa que, según el Gobierno Federal, está vetada?
Que responda.