En los últimos tres años, el SOAPAP realizó por lo menos los 45 mil cortes de agua potable y drenaje en contra de usuarios que simplemente no pagaron el servicio a tiempo.
Y mientras el SOAPAP se ensañaba con los usuarios domésticos, se hacía de la vista gorda con diversas dependencias del gobierno estatal, que  adeudaban millones de pesos.
Así como lee, mientras el gobierno estatal argumentaba que unos de los motivos de la privatización de la administración del agua se debía a los grandes adeudos, ellos mismos tenían un adeudo superior a los 45 millones de pesos.
De este modo las Secretarías de Finanzas, Salud y Educación, cuyos edificios a su cargo no han pagado, no solo se encuentran entre los más de 10 mil establecimientos o negociaciones morosas, sino que son las peores.
El Hospital Psiquiátrico, que se por si ya se presume en un abandono con maltrato a los pacientes mentales, ahora se sabe que ni siquiera pagan el agua y su adeudo es el mayor por mucho en todo el estado, nada más que 21 millones 736 mil 310 pesos.
Lo más grave es que la recién remodelada Plaza Cívica 5 de Mayo, en la zona de los Fuertes, tiene una deuda de 9 millones 908 mil 952 pesos.
Y eso que a la zona se le invirtieron más de 600 millones de pesos, incluyendo los puentes.
Pero se les olvidó pagar el agua.
Otro caso igual es el del Hospital del Niño Poblano, el que recientemente remodelado con una inversión superior a los 200 millones de pesos, pero su albergue tiene una deuda de 4 millones 501 mil 42 pesos por agua.
El peor caso es el de la Secretaría de Finanzas y Administración (SFA), la que estuvo a cargo hasta la semana pasada por Roberto Moya Cobian.
Esta dependencia que es la que maneja los miles de millones de pesos, también no ha pagado el agua de su edificio central en la colonia Azcarate y de un campo de futbol.
Entre ambos debe más de 3 millones y medio de pesos.
Además por los servicios estatales de Bomberos, el gobierno poblano debe 1 millón 243 mil 693 pesos.
Imagínense que le corten el agua a los bomberos por no pagar. Eso sería de antología
También hay casos graves como el del Hospital de San José del IMSS, uno de los más importantes en el estado con miles de pacientes atendidos mensualmente, el que tiene un adeudo de 1 millón 549 mil 194 pesos.
Ortopedia también del IMSS, ubicado en la colonia Jesús García sobre Diagonal Defensores de la República, adeuda 1 millón 400 mil 815 pesos.
Se imaginan si le cortan el agua o el drenaje a ambos nosocomios ¿qué pasaría?
Entre los particulares también no cantan mal las rancheras, como las deudas de iglesias y conventos en la colonia Ampliación Reforma a cargo de la arquidiócesis de Puebla es de 979 mil 323 pesos.
Y grandes establecimientos que tienen el agua como su materia prima, deben grandes cantidades de dinero.
Si le cortan el agua al Club Alpha 2, simplemente cerraría y es que deben 1 millón 477 mil 57 pesos.
Los afamados Baños Públicos Papaqui, ubicado en la 34 Sur 119, de la colonia Santa Bárbara, debe 2 millones 638 mil 263 pesos de agua.
Otra empresa millonaria que su materia prima es el vital liquido es Junghans, que vende agua embotellada, sin embargo por no pagar por el servicio su deuda llega ya a los 2 millones 417 mil 108 pesos.
Lo grave es que ninguno de estos establecimientos, ni las dependencias de gobierno se han acercado a negociar sus pagos, mientras que miles de poblanos se truenan los dedos y rezan diariamente que no les lleguen a cortar el servicio.