Los burócratas del estado han vivido en los últimos cuatro años bajo un auténtico terrorismo laboral.
Bajo el argumento de la reingeniería de la administración estatal —que inició justo después de que Moreno Valle rindió protesta como gobernador y que no termina de ajustarse, cuando ya solo le falta menos de dos años para que termine su gestión— el morenovallismo ha despedido a burócratas al por mayor y con una flagrante violación a sus derechos laborales.
Desde hace más de cuatro años, el terrorismo laboral ha sido el estilo de gobernar del suspirante a Los Pinos. Para cumplir sus propósitos no le importa despedir a gente tiene 25 o 30 años laborando, que tenga un expediente limpio, simplemente hay que correrlo, pero sobre todo sembrar el miedo.
Se imaginan a una persona de cerca de sesenta años que es citada a una reunión en el Museo de Arte Virreinal y de pronto cierran las puertas, se le dicen que no van a poder salir hasta que no firmen su renuncia y que aceptan que solo les paguen una quincena de liquidación. Así operaron el pasado martes cuando llegaban los burócratas del fin de semana largo, posiblemente ya sin dinero, y sin previo aviso los corren.
La gente que echaron a la calle y la dejaron en el desamparo no era de las secretarías que se fusionan, sino de áreas como Cultura y Gobernación.
Si bien un patrón tiene el derecho de terminar una relación laboral por así convenir a sus intereses, tiene la obligación de liquidar a los trabajadores conforme a lo que establece la ley, darles el finiquito correspondiente, de lo contrario estará en la ilegalidad.
Los 500 trabajadores corridos de manera injustificada el martes se suman a los miles de burócratas que quedaron sin empleo, pero además sus denuncias laborales se encuentran congeladas porque quienes manejan los tribunales de arbitraje no exponen su empleo dando la razón a sus compañeros que deberán esperar hasta 10 años para conseguir una liquidación, si es que sobreviven pues algunos son de la tercera edad.
Entre los despedidos se encuentra personal de los museos, gente que conoce la cultura de Puebla, pero eso si se tendrá un Museo Barroco que costará 700 millones de pesos, se tiene una Casa de la Música de Viena con instrumentos que le quitaron a la Banda Sinfónica de la Mixteca, cuyos músicos poblanos también los corrieron sin liquidación.
Hay que estar atentos a la invasión de burócratas de otros estados ya que es posible que se cumplan los compromisos del morenovallismo a costa de los poblanos, todo porque hay que trabajar en el proyecto 2018.

Lucrar con la pobreza

En la entrega de los créditos para la mujer nuevamente se vio el menosprecio a la dignidad de las  personas, que fueron citadas desde las tres de la mañana para llenar el lugar y esperar siete horas a que les dieran el cheque.
No importa la cantidad que se les entregue, lo delicado es que no se respete la dignidad de las mujeres, que se les engañe de esa manera y tengan que llegar a la capital dejando a sus hijos solos para recibir un cheque que posiblemente no rebase los tres mil pesos mismos que no le regalan, sino que tiene que pagar con intereses.
Y todo por hay que armar un escenario perfecto para fotografía y proyectar una imagen de apoyo a los que menos tienen, aunque la realidad sea totalmente opuesta.