En los mensajes crípticos de los grupos de poder en México es improbable que haya una declaratoria de batalla pública, abierta y de confrontación. 
Romper lanzas para encausar una justa contra el adversario sería difícil observar. Por ello es pertinente estar atento a la simbología del poder. Es ahí en donde se plasman nuevos derroteros según intereses de grupo.      
Es dable estar atento a la virtual guerra fría que no es más sólo el producto del imaginario febril delos incuantificables grupos antagónicos a Rafael Moreno Valle, el virtual precandidato presidencial del Partido Acción Nacional (PAN). 
Y si hace apenas unos meses era motivo de risa burlona para los cercanos al mandatario la probabilidad de que el gobierno federal mostrara algún gesto de desaprobación, se debe subrayar una nueva condición: del escenario hipotético se pasó a la nueva realidad. 
El desaire del presidente Enrique Peña Nieto al panista de Puebla este 5 de Mayo no es más que el componente de un caldo de cultivo que comenzó el proceso de hervor con la larva del encono como ingrediente, hace meses. 
Las fuentes consultadas señalan como el inicio del fin de una relación política caracterizada por la cortesía que se reflejó en el presupuesto, el momento mismo que Moreno Valle decidió imprimir cientos de ejemplares con sus logros de gobierno en enero, en el que aparece sonriente rodeado de niños con tabletas en mano entregadas por el gobierno de la República. La caravana con sombrero ajeno resultó costosa.  
Pero también tiene que ver con las giras del gobernador en otros estados, no solo con fines electorales. Ya sea en al menos siete entidades en donde habrá elección de gobernador se ha placeado como el activo más visible para la lucha presidencial de 2018.
Validar a un virtual precandidato panista con la presencia presidencial en la ceremonia del 5 de mayo habría significado alterar los equilibrios que los hombres del Presidente mantienen aún con otras fuerzas políticas con el riesgo dealterar acuerdos que permiten la gobernabilidad en un país con demasiada polarización.
Pero también existen otras variables que explican la frialdad presidencial. Las grabaciones ilegales y escuchas telefónicas a las que es tan afecto el plomero del mandatario panista, Eukid Castañón ya está en el cuadrante del aparato político federal.
La intromisión imprudente del gobernador a través de sus cancerberos en el proceso electoral que se vive en el territorio poblano no es admisible bajo ninguna lógica, según establecieron tres fuentes distintas con acceso a la toma de decisiones políticas en torno al Presidente.
Y desde luego existen los 57 segundos del discurso de la esposa del mandatario, Martha Erika de Moreno Valle  en un acto de campaña panista junto a Cabalán Macari el 18 de abril, en el que cuestiona a Enrique Peña Nieto por guapo pero ineficiente, como motor de la trama federal.  
La guerra fría en efecto, no es ya producto de la imaginación popular. Sólo es cosa de leer las señales, ahí anida el encono indeseable.