Sin duda que una fecha definitiva como la que vivimos el fin de semana pasado, pone a todo mundo a trabajar en pos de lograr el objetivo.
La operación de una gran cantidad de cosas durante la semana pasada y la salvación camotera es simplemente el resultado de una serie de acontecimientos que se dieron con anterioridad.
Por principio de cuentas, el equipo de la UdeG se la pasó quejándose toda la semana del arbitraje en todos los medios de comunicación, apostando que en la última jornada los de negro fueran benevolentes con ellos y los resultados que necesitaban se les dieran para lograr la salvación. 
Por otro lado, los intereses del dinero y del poder también se hicieron presentes, no olvidemos que el Cruz Azul también es transmitido por la cadena ESPN, que a su vez es propietaria de los derechos de transmisión de los melenudos de quienes se dice que la firma del magnate Carlos Slim, a través de una de sus empresas (Telcel) es la verdadera propietaria y que a través de la marca de cemento Fortaleza, mantiene una sociedad con la cooperativa Cruz Azul, por lo que no sería nada raro que este cúmulo de intereses hubieran derivado en la sospechosa derrota de la máquina cementera.
Eso sin incluir que dentro de la directiva azul se deseaba ya de manera urgente la salida del DT Luis Fernando Tena, por ya no coincidir con lo planteado por la directiva y el promotor de cabecera de la institución, Carlos Hurtado, quien estuvo en días pasados en la ciudad de México e incluso se le vio jugando golf y comiendo con quien se dice tomará las riendas de la máquina en los próximos días, que no es otro que el ex técnico camotero Rubén Omar Romano.
Mientras ESPN, Cruz Azul y UdeG hacían su tamal pensando que una victoria de los universitarios frente a la máquina les daría la salvación pues daban por hecho que La Franja caería a manos de Santos pues estos requerían ganar para meterse a la liguilla, en Puebla hubo una mente brillante que detectó que Santos, incluso con el empate, podría calificar siempre y cuando Toluca no le ganara al que hoy parece ser el mejor equipo en México que no es otro que los Tigres de la UANL.
La Franja se preparó para ganar el partido frente a los laguneros pues se sabía de antemano de las relaciones comerciales entre los directivos, dueños y televisora (ESPN) no era una tarea fácil; sin embargo, los López Chargoy se jugaron el todo por el todo poniendo una buena prima en la mesa para motivar a los jugadores, situación que al parecer dio resultados, sobre todo porque cuando sales a ganar, si no lo logras, al menos te puede alcanzar para el empate que era el resultado que en realidad interesaba porque así eliminabas cualquier posible 'marranada' de Cruz Azul y UdeG.
Al final, los de Torreón detectaron que aunque no ganaran, con el empate y apostando a que los diablos de Toluca no ganaran, estaban también adentro; los dos equipos intentaron lealmente ganar y a ninguno le alcanzó, pero con el empate al final de la jornada los dos lograron su objetivo, los norteños calificar y los camoteros la ansiada salvación.
Todos movieron sus fichas a su conveniencia, intentaron por todos los medios posibles, con influencias, con dinero, con intereses y hasta con futbol, al final el que creyó que había cazado a su presa con arreglo extra cancha, nunca se dio cuenta que, como le decía, una mente brillante en Puebla ya los había hasta cocinado con anterioridad; sí, se salvó el que supo comer más pinole y ese fue el Puebla de LaFranja.

Terrible experiencia

No nos podemos tapar los ojos y pensar que por el hecho de haber salvado la categoría, todo está bien. Es obvio que en el Puebla muchas cosas deberán cambiar para tener un rumbo adecuado, por principio de cuentas poner a gente capacitada en puestos claves para irle dando rumbo a la institución.
Mucho dinero se han gastado los Chargoy para lograr mantener la categoría, la sugerencia es invertir bien en coordinación con quien se determine que sea el director deportivo y el secretario técnico y en conjunción del DT sea quien sea, pero que vengan por un proyecto y no solo por el dinero, si esta directiva permanece al frente del equipo y logra aprender de los errores, tendremos los aficionados poblanos la posibilidad de ser protagonistas, lo que no se pueden permitir es seguir en el mismo esquema que tantos problemas ha acarreado y que tuvo al Puebla  y a su ciudad y estado al borde de la desgracia futbolística, la cual “haiga sido como haiga sido”, no se concretó y eso es motivo de alegría para la directiva, cuerpo técnico, jugadores y afición.
Que vengan mejores cosas, eso esperamos todos.

Lobos BUAP

En los universitarios se está a la espera de que el rector Alfonso Esparza determine quién será el nuevo vicepresidente deportivo para empezar a darle forma a la estructuración del equipo para el próximo torneo y poner de acuerdo tanto al DT Ricardo Valiño como a quien se determine sea el próximo secretario técnico en el afán de traer lo que realmente se necesite y competir con el objetivo de dar el campanazo y lograr ascender el año entrante.
Nosotros como siempre seguiremos en línea.
Hasta la próxima.