El recrudecimiento de la criminalización de la protesta y el activismo social en Puebla regresará la próxima semana a los primeros lugares de la escena nacional. 
La presencia confirmada del obispo Raúl Vera López, del sacerdote Alejandro Solalinde y del activista Javier Sicilia son garantía de que la gente en el país y el mundo pondrá la mirada aquí.
La estancia de los tres personajes más influyentes en el ámbito de la defensa de los derechos humanos y las garantías ciudadanas obedece a la visita que realizarán a Rubén Sarabia alias “Simitrio”, recientemente vuelto a encarcelar por lo que se advierte como una conjura política del gobierno del estado.
Los escritos para formalizar la petición al gobierno de Puebla de parte de la organización 28 de Octubre ya circulan entre las dependencias involucradas. 
De la Secretaría General de Gobierno a la de Seguridad Pública. La gestión para facilitar el ingreso a la cárcel en donde permanece Simitrio debe tener una respuesta positiva, prevén los organizadores del encuentro.
El adelanto de la visita de estos personajes fue compartido por Tonatiuh Sarabia, uno de los hijos de Simitrio, luego de participar en una entrevista para el portal televisivo www.parabolicatv.com.mx en donde junto a dos integrantes de la Unión Popular de Vendedores Ambulantes 28 de Octubre narraron detalles de la agresión sufrida por un grupo de pandilleros.
La versión de esta agresión fue ayer boletinada por el Comité Hermanos Cerezo, organización que acusó de omisión a la Comisión Estatal de Derechos Humanos en Puebla.     
Al mediodía se habían contabilizado cinco lesionados y uno de ellos con un tajo en el rostro por la navaja de uno de los agresores, integrante de la organización rival Doroteo Arango vinculada con la CNOP, además de la desaparición de Antonio Heras de 70 años de edad.
La presencia en el Centro de Reinserción Social de San Miguel de tres de los líderes del activismo social en América Latina, en donde tienen encarcelado a Rubén Sarabia no es un asunto menor.
Vera López ha sido incluso candidato a recibir el Premio Nobel de la Paz en 2012 y cuenta con reconocimientos como el Roque Dalton (2000) y el Premio Nacional de Derechos Humanos Don Sergio Méndez Arceo; o el reconocimiento Samuel Ruiz. Todo por su trabajo en defensa de los derechos humanos.
En tanto, Alejandro Solalinde ha sido reconocido por su trabajo en apoyo a los migrantes centroamericanos a través del refugio Hermanos del Camino localizado en Ixtepec, Oaxaca. 
El religioso ha cobrado una notoriedad y reputación insoslayable al enfrentar a poderosos funcionarios y particularmente al cártel de los Zetas que ven en los centroamericanos, auténtica carne de cañón para actividades ilegales.
Con esos perfiles ciudadanos a las afueras de un penal en Puebla para ingresar a visitar a un viejo activista que ha enfrentado la furia de los últimos cinco gobernadores parece imposible que no se consiga visibilizar el apotegma del gobierno de alternancia: no pecarás.

En el sótano…

La persecución del régimen en contra de los opositores se puede medir por horas: el lunes arremetieron contra la candidata del PRI a diputada federal por Teziutlán, Nancy de la Sierra, a grado tal que debió cancelar actividades de campaña hasta que no haya garantías de seguridad.
El martes fueron contra el edil de San Pedro Cholula, José Juan Espinosa, que emanó del partido Movimiento Ciudadano, por insurrecto y respondón. Y también por ser el esposo de la abanderada priista por Teziutlán persistentemente amenazada. 
Ayer, la agresión contra la Unión Popular de Vendedores Ambulantes 28 de Octubre por no haberse sometido a los dictados del gobierno del estado. Se los adelantó Luis Maldonado Venegas, que era titular de la Secretaría General de Gobierno. 
Unas horas después contra el candidato del PRI a la diputación por Tepeaca, Alejandro Armenta Mier, sometido por los muchachos de Facundo Rosas Rosas, el brazo ejecutor de la #LeyBala en Tehuacán y Chalchihuapan y secretario de Seguridad Pública. 
¿Quién sigue?