Dos días de violentos enfrentamientos entre grupos rivales de comerciantes en la capital de Puebla sin mediación alguna no hace sino evidenciar la abulia de la autoridad municipal y la obsolescencia de la política del dialogo del gobierno del estado. O la omisión cómplice.
La simple lógica imponía una acción preventiva, rápida y eficaz desde la esfera institucional que impidiera que dos grupos de poblanos pusieran en riesgo su integridad. La máxima del Estado es proporcionar seguridad para toda la sociedad que para esta ocasión, no procedió.
El tiempo que se hace en recorrer de Casa Aguayo la sede del poder público estatal o palacio municipal y los puntos en donde se produjeron las violentas escenas no hay más de 15 minutos. La coartada de la distancia como obstáculo para la acción gubernamental inmediata es falible.      
Así que cuando este jueves se hacía vieja la noticia de la agresión de que fueron objeto los integrantes de la Unión Popular de Vendedores Ambulantes 28 de Octubre a manos del grupo Doroteo Arango, un nuevo episodio comenzaba a entrar en proceso de cocción.
Era el ataque armado documentado por la propia agrupación de Rubén Sarabia “Simitrio”, orquestado en los alrededores del Mercado Hidalgo en un contexto del recrudecimiento del clima de acoso en contra de asociaciones o grupos que no simpatizan con el grupo local en el poder.
“Urgente, grupo armado de Antonio Ordaz y gobierno de #Puebla ingresa a la parte trasera del mercado Hidalgo, están tirando balazos” se leyó en la cuenta de Twitter de la organización @UPVA28OCT.
Las imágenes en Facebook y Twitter eran incontrovertibles: una escopeta calibre .16 y una metralleta, cartuchos percutidos y los impactos de bala en los muros de las fachadas como resultado de una nueva agresión, la segunda en dos días consecutivos.
El miércoles cuando se dio la primera golpiza, el grupo en desventaja pidió la intervención municipal. No lo logró, como tampoco sucedió con la Comisión Estatal de Derechos Humanos del estado, instancia habituada en la cómoda posición de comparsa del régimen.
Fue como estar en tierra comanche. La ley del más fuerte privó el miércoles y jueves y el territorio fue de nadie. 
El caldo de cultivo que propicia la repulsa social tiene como principal ingrediente la ineficacia o perversión del aparato gubernamental, en quien descansa la responsabilidad de mantener la gobernabilidad.

En el sótano…

1.- Aproximación electoral. Los estrategas de las campañas políticas se sorprenderían del resultado del simulacro comicial que efectúa el Instituto Nacional Electoral en los 16 distritos de Puebla como parte de la capacitación para los ciudadanos para el domingo 7 de junio. Quien se lleva el mayor número de votos es toda una revelación. 

2.- Calladita, la dirigente del PRD en Puebla Socorro Quezada Tiempo escuchó el largo discurso de su interlocutor en el restaurante Casa de los Muñecos del Complejo Cultural de la BUAP. Era Míster Siniestro que parecía pontificar sobre la grilla local. Al final  la mujer de la izquierda recogió su bolso, sus instrucciones y salió del lugar calladita.

3.- Día del maestro este 15 de mayo. Pero también día de cumpleaños de Humberto Vázquez Arroyo, el ex presidente del PRI municipal que cambió de chaqueta para ser candidato del Movimiento Ciudadano. Si lo ve felicítelo, lo va a necesitar a la luz del ridículo que hace en el distrito por el que compite para beneplácito del cilindrero Fernando Morales Martínez.