Para el morenovallismo los plazos concluyen y por donde se camine ahora viven en un campo minado que donde se camine sale a relucir la ineficiencia del gobierno estatal  y de su palabra empeñada.
Por ejemplo, el teleférico lleva ya dos años de retraso y se cumple un año de la denuncia 153/2014/IV/PGR contra el gobernador Rafael Moreno Valle por la destrucción de la Casa del Torno; pese a la orden judicial, las autoridades aún no reconstruyen el inmueble histórico. 
Y aún retumban las frases: “Nadie por encima de la ley” y la “Cumplo o me voy”.
Queda claro que las frases solo sirvieron para el lucimiento discurso, para ganar el aplauso fácil, en la práctica es totalmente diferente y hasta ofensivo.
Así mientras a paso de tortuga avanza la construcción del mini teleférico en la zona de Los Fuertes, la Casa del Torno sigue destruida, sin ningún ladrillo alzado.
Justamente hoy, se cumple un año la denuncia 153/2014/IV/PGR contra el gobernador Rafael Moreno Valle, por la destrucción del inmueble histórico la Casa del Torno, ubicada en el Barrio del Artista, para la construcción del Teleférico. Sin embargo, no hay avances y el caso está archivado, según declaraciones deFernando Cuéllar Muñoz, integrante de del Centro de Derechos Humanos Joel Arriaga Navarro.
Ante esta situación, las sospechas sobre el INAH pesan.
Desde enero de 2014, el delegado del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) en Puebla, José Francisco Ortiz Pedraza, informó que el gobierno poblano le presentó el proyecto para la reconstrucción de la Casa del Torno.
Dicha casona fue el mayor problema del proyecto original del teleférico, al haber sido derrumbada sin permisos de las autoridades federales, por lo que el compromiso desde entonces es reconstruirla.
La Casa del Torno se destruyó para realizar una de las terminales del controversial teleférico.
Desde entonces, el delegado federal aseguró que el INAH exigiría que se reconstruya usando los mismos materiales que había o similares; además, se le tiene que dar un uso para que no se deteriore.
A más de un año de aquella declaración del delegado de INAH todo sigue igual. La destrucción al patrimonio histórico sigue sin repararse y lo peor es que el teleférico turístico sigue sin funcionar, a pesar de que se anunció en noviembre de 2011. El teleférico es sólo una muestra de la ineficiencia del morenovallismo.
¿Y el cumplo o me voy?