Se intensifica el activismo de los priistas que asumen tener el capital político suficiente para competir por la candidatura a la minigubernatura, que ya será parte del trabajo fino que deberá realizar la nueva dirigencia nacional del PRI, por definirse en un plazo perentorio.
En esa misma lógica, desde ahora puede anotar la comida que este miércoles preside el diputado federal electo por el distrito de Tepeaca, Alejandro Armenta Mier en Los Colorines de Valsequillo, a la que convocó el exedil de Libres, Raúl Pérez Carreón. 
Si no hay cambio de agenda estarían también dos de los priistas más mencionados en la carrera por la estafeta sucesoria: el subsecretario de Sedesol, Juan Carlos Lastiri Quiroz y la senadora de la República, Blanca Alcalá Ruiz. 
No es gratuito que el encuentro del hombre que tiró al aparato electoral gubernamental a través de Mario Rincón González, el derrotado abanderado cuya última chamba es la de secretario de Gobernación municipal, suceda a 60 kilómetros de distancia de su distrito. 
Armenta, Lastiri y Alcalá están en la contienda, no hay que dudarlo. Lejos del auto descarte, en distintos tonos han expresado sus intenciones de competir el próximo año frente al virtual candidato del gobernador, el edil de la capital Antonio Gali Fayad.
Otro perfil que en forma más decidida comenzará a echar su resto en el juego de la sucesión en Casa Puebla es el delegado de Sagarpa, Alberto Jiménez Merino. En las próximas horas comenzará el relanzamiento de su precandidatura en medios. La campaña aérea es una parte estratégica de la aventura política y eso lo sabe.
Este ingeniero, académico y político que no se cuece al primer hervor parece haber leído en forma adecuada los nuevos tiempos. Cuenta con página en Facebook y con el sitio www.jimenezmerino.com. 
A través de sus redes ofrece un amplio contenido informativo de sus actividades políticas, administrativas, académicas y legislativas. Un vistazo a su trayectoria ayuda a entender que el camino andado ha sido largo. El equipo de trabajo está en la parte final para tejer el futuro inmediato.
Javier López Zavala, el excandidato a gobernador que pretende revivir la coyuntura que lo llevó a competir sin suerte en 2010 se reunió ayer con un pequeño grupo –nueve- empresarios “con el objetivo de escuchar sus demandas, a fin de construir juntos una plataforma para que Puebla tenga tiempos mejores” eso decía el pie de foto. Nada más.
Más audaz, Enrique Doger que hace cinco años disputó la candidatura a su compañero de bancada en una interna que por poco desborda sigue el derrotero trazado. Sacar ventaja del hartazgo social generado por la administración panista es la premisa.

En el sótano…

1.- Confirmado. El regreso de Luis Maldonado Venegas a la Secretaría General de Gobierno, una vez haya rendido protesta como diputado federal por el Partido de la Revolución Democrática, después del 1 de septiembre.

2.- En Seguridad Pública, de donde salió por la puerta de atrás Facundo Rosas, Juan Sánchez Zarza, el encargado de despacho podría ser ratificado en los próximos días si es que así lo convienen el gobernador Rafael Moreno Valle y el comisionado de Migración, Ardelio Vargas Fosado que fue quien recomendó a quien ahora ocupa esa responsabilidad.

3.- Los enroques en el gabinete comenzarán con un auténtico tsunami en la Secretaría de Desarrollo Social del estado que borrará del mapa a los subsecretarios o encargados de esas encomiendas para abrir espacio a quien deberá cerrar la cortina del gabinete en curso.