El enemigo político número uno de Morena en Puebla es el gobernador Moreno Valle. En diferentes ocasiones Andrés Manuel López Obrador ha exhibido los excesos del gobierno morenovallismo.
Incluso, en las elecciones federales de 2012 el morenovallismo no puedo evitar el triunfo de López Obrador y tampoco pudo frenar el avance de Morena en las pasadas elecciones del 7 de junio. El PRD morenovallista simplemente fue borrado por los candidatos de López Obrador.
Rumbo a la elección presidencial 2018, López Obrador no permitirá que su enemigo político en Puebla crezca electoralmente y le dispute la presidencia de la República.
La estrategia de Morena para enterrar las aspiraciones de Moreno Valle es simple: denunciar los excesos políticos del grupo en el poder.
Ayer, retomaron los ataques directos al morenovallismo.
El Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) acusó a la Procuraduría General de Justicia (PGJ) de ensañarse con Adán y Paúl Xicale, quienes se encuentran presos por protestar por la instalación del llamado Parque de las Siete Culturas al pie de la Pirámide de Cholula.
Por lo tanto, harán una solicitud de información sobre el proceder en contra de los activistas ahora llamados presos políticos, ya que se nota una insistencia para que permanezcan en prisión.
La PGJ los catalogó como peligrosos, a pesar de que ya tendrían que haber salido en libertad gracias a un amparo federal y por estar presos por delitos no graves.
Adán Xicale es congresista de Morena, por lo que este instituto político, tras una orden de su presidente nacional Martín Batres, exigirá su libertad.
Antes de las votaciones de junio pasado, el excandidato presidencial Andrés Manuel López Obrador, acompañado de legisladores de Morena, presentó una queja en contra del gobernador Rafael Moreno Valle, por actos de represión y por el encarcelamiento de activistas sociales que son considerados presos políticos del gobierno actual.
Los legisladores acudieron a las instalaciones de la Comisión Nacional en la ciudad de México, donde se entrevistaron con el ombudsman Luis Raúl Gonzáles Pérez para denunciar la persecución política en contra de 45 activistas sociales y políticos por parte del gobierno de Puebla.
Además, Andrés Manuel López Obrador acusó al gobernador Moreno Valle de encarnar a los tres poderes y de impedir la justicia en la entidad. “No se puede hacer nada en impartición de justicia, porque Ministerios Públicos, todos están subordinados al gobernador”.
El senador Manuel Bartlett Díaz pidió que la CNDH promueva “juicio político” en contra del gobernador de Puebla en su recomendación por el asesinato del niño José Luis Tlehuatle Tamayo.
Sin duda, es estrategia le dio buenos dividendos a Morena y de continuar con las denuncia de los excesos morenovallistas, López Obrador dejará en el camino al suspirante panista a Los Pinos.